• El PP afronta la rebelión de las clases medias, es decir, de sus votantes.
  • Como resumir un año del nuevo Gobierno: más impuestos.
  • Médicos, jueces, profesores se resisten a trabajar más por menos salarios.
  • Y hay otro frente: el de las empresas, hartas de los impuestos del PP, presunto partido liberal.
  • El único logro indiscutible de Rajoy: la reducción del déficit comercial.

El viernes 21 se cumplía un año de Gobierno de Rajoy. La mejor manera de resumir ese ejercicio es ésta: Más impuestos. Se inició con una fortísima subida del IRPF, que afectó especialmente a las clases medias, es decir, a los presuntos votantes del Partido Popular, y siguió luego con toda una cadena de subida de tasas y servicios públicos, apoyados por el conjunto de las comunidades autónomas y ayuntamientos, hasta la subida del IVA.

No sólo eso: el Gobierno Rajoy no ha cumplido su promesa de reducir los impuestos laborales e insiste en exprimir a las empresas, especialmente a las pequeñas, con la recaudación anticipada de ingresos.

En la calle, todo ello ha tenido un reflejo inmediato: médicos, jueces y profesionales, es decir, las clases medias, son las que han salido a la calle contra el Partido Popular y contra algunos de sus gobiernos regionales más representativos. Es la rebelión de las clases medias, de la que no se aprovecha el PSOE pero que reduce la intención de voto del PP.

¿Cuál ha sido el éxito, quizás el único, de doce años de Gobierno popular en materia económica? La balanza de pagos, que mejora con gran rapidez. Y es una de las claves del futuro, ciertamente, pero por ahora es la única que funciona.

Eulogio López
[email protected]