Queman la sede del candidato opositor, Ahmed Shafiq, la esperanza de los cristianosLa situación en Egipto se complica tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Como se recordará, el candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, sacó un 24,3% de los votos, seguido del militar Ahmed Shafiq con un 23,3%. Ambos dos se disputarán la Presidencia en la segunda vuelta.

Pero parece que al sector radical islamista no le gusta que se presente un sucesor o heredero del dictador Hosni Mubarak, el ex comandante de la Fuerza Aérea Ahmed Shafiq. Y por eso, quemaron el lunes su sede de campaña.

Y es que Shafiq ha logrado apoyo electoral prometiendo ley y orden, y ha convencido a sus votantes de que acabará con los 15 meses de caos en Egipto.

Como explicamos recientemente, una victoria islamista -o sea, de los Hermanos Musulmanes- en Egipto provocará otra dictadura, la de quienes pretenden imponer la 'sharia' o ley islámica, que regula el conjunto de actividades públicas y privadas de todo musulmán. Y, según explica Fernando José Vaquero Oroquieta en su libro 'La ruta del odio', los Hermanos Musulmanes egipcios forman parte de las llamadas escuelas 'reformistas' islámicas, es decir, aquellas que afirman que "sólo la aplicación estricta de la 'sharia' garantiza el orden moral de la comunidad de los creyentes".

Por eso, la esperanza de los cristianos egipcios -muchos de ellos coptos- se llama Ahmed Shafiq, porque ven cómo se las gastan los islamistas radicales: por ejemplo, quemando la sede contraria, algo, a todas luces, muy democrático.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]