• Según Rafik Greiche, portavoz de la Conferencia Episcopal Egipcia, los Hermanos Musulmanes querían instituir un "califato islámico".
  • "El ejército ha llevado a la práctica el deseo del pueblo, que lo ha expresado durante los últimos días con millones de firmas y amplias manifestaciones en El Cairo y en todo el país", afirma Greiche.
  • Y confía en que los cristianos no sean "excluidos en el proceso político que ahora empieza".
  • El ejército ha anunciado estado de emergencia en las provincias del Sur del Sinaí y Suez tras el ataque de islamistas armados al aeropuerto de El Arish.
  • La UE avala el proceso y evita hablar de golpe de estado.
  • No así la Unión Africana, que suspende a Egipto de todas sus actividades.
  • Los Hermanos Musulmanes se movilizan durante el 'viernes del rechazo'.

Los católicos egipcios están satisfechos con el golpe de Estado que ha arrebatado el poder a Mohamed Mursi, y que ha llevado al presidente del Constitucional ha asumir el gobierno de transición. 

En declaraciones a la publicación "Ayuda a la Iglesia Necesitada", Rafik Greiche, portavoz de la Conferencia Episcopal Egipcia, ha manifestado que "el ejército ha llevado a la práctica el deseo del pueblo, que lo ha expresado durante los últimos días con millones de firmas y amplias manifestaciones en El Cairo y en todo el país".

Niega incluso Greiche que la toma del poder por parte del ejército sea golpe de estado, porque los oficiales, afirma, han contado con el respaldo del pueblo, además, "el ejército quiso evitar el derramamiento de sangre con que amenazaron los Hermanos Musulmanes. Por eso ha intervenido".

Y añade que "la destitución de Mursi y el nuevo comienzo político suponen una alegría para nosotros, los cristianos en Egipto, y para todos los egipcios. Esperamos no ser excluidos en el proceso político que ahora empieza", afirma el portavoz de la Conferencia Episcopal Egipcia.

La constitución, vigente desde el mes de diciembre, ha sido suspendida, con evidente satisfacción para los cristianos egipcios y también para muchos seculares, ya que el texto de la carta magna egipcia estaba marcado por una fuerte tendencia islamista. "Los Hermanos Musulmanes no estaban preparados para gobernar. Además, lo que les importaba era la institución de un califato islámico y no, en primer lugar, Egipto.

"Esto no lo ha aceptado el pueblo, afirma el portavoz de la Conferencia Episcopal Egipcia, sin ningún tipo de reparo, y eso que existe el temor entre gran parte de la población al estallido de brotes de violencia islámica. De hecho, ya se han producido algunos episodios violentos, como el ataque a una iglesia católica cerca de Minya, y el atentado que ha tenido lugar en el Sinaí Egipcio en el que han perdido la vida un soldado egipcio y otros dos han resultado heridos.

Entre el 10 y el 20% de la población se divide entre coptos y coptocatólicos. También existen pequeñas minorías de ortodoxos, cristianos armenios, católicos caldeos y  maronitas.

Por otra parte, tras el ataque perpetuado por un grupo de islamistas armados al aeropuerto de El Arish, en la península del Sinaí, el Ejército ha decretado el estado de emergencia en las provincias de Sur del Sinaí y Suez.

En cuanto a las reacciones políticas, la Unión Europea ha avalado la actuación del Ejército, aunque "la hoja de ruta anunciada por supuesto tiene que ser aplicada, con plazos límite claros", ha señalado la portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Maja Kocijancic.

Distinta ha sido la reacción de la Unión Africana, que ha suspendido a Egipto de todas sus actividades. No obstante, esta postura es la que suele tomar en respuesta a cualquier interrupción del orden constitucional en uno de sus estados miembros.

Sara Olivo
[email protected]