El excandidato republicano y católico apoya a Romney tras manifestar éste que "el aborto es erróneo y los matrimonios deben ser entre hombre y mujer"El ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney ha ganado con comodidad las elecciones primarias que el Partido Republicano de Estados Unidos ha celebró este martes en los estados de Indiana, Carolina del Norte y Virginia Occidental. Con estas tres victorias, Romney suma un total de 29, tras las conseguidas en Massachusetts, Virginia, Vermont, Alaska, Idaho, Ohio, New Hampshire, Florida, Nevada, Maine, Arizona, Michigan, Wyoming, Guam, las Islas Marianas del Norte, las Islas Vírgenes, Puerto Rico, Illinois, Columbia, Maryland, Wisconsin, Connecticut, Delaware, Nueva York, Pennsylvania y Rhode Island.

Además, el ex gobernador de Massachusetts tiene en este momento 934 delegados frente a los 92 de su único rival en este momento Ron Paul, según estimaciones de la CBS. Para conseguir la nominación republicana, un candidato debe sumar al menos 1.144 delegados en la convención del 7 de agosto en Florida.

Lo novedoso del asunto es que el ex senador y católico Rick Santorum, que decidió retirarse de la carrera por la nominación republicana, ha respaldado esta semana la candidatura de Romney.

¿Por qué? Según el propio Santorum, porque ambos coincidieron "en la necesidad de bajar los impuestos, reducir el incontrolado gasto público y tener un Gobierno pequeño", así como en que "el aborto es erróneo y que los matrimonios deben ser entre hombre y mujer". Además, quedó impresionado por el "profundo conocimiento" de Romney acerca de las cuestiones relacionadas con la economía y la familia, durante la reunión que ambos mantuvieron el pasado viernes.

En Hispanidad hemos destacado el carácter capitalista de Romney en lo económico y su tibieza en cuestiones como el aborto. Sin embargo, ahora Santorum valora que Romney se ha comprometido con la defensa de la vida, con la familia natural formada entre hombre y mujer y con menos intervencionismo del Estado en la iniciativa privada.

No hay por qué no creerle. Eso sí: recordemos que Bush también se oponía al aborto y luego no hizo gran cosa por abolirlo. No vaya a ser que la de Romney sea una pose para verse favorecido en las primarias republicanas y poder enfrentarse a Obama en los comicios del 6 de noviembre...

José Ángel Gutiérrez

[email protected]