El secretario del Tesoro de los Estados Unidos exige más firmeza en los cambios emprendidos por el Gobierno

 

El Foro de Davos continúa y como es de esperar, la crisis de la Eurozona y la situación de España han formado parte de los discursos de estos días. En esta ocasión ha sido el secretario del Tesoro norteamericano, Timothy Geithner, el que ha hablado del tema. Y no han sido buenas noticias. Según él, España, y otros países como Grecia o Portugal, no pueden decir que hayan hecho ya suficiente.

Desde Estados Unidos se ha alertado siempre de que Zapatero ha emprendido reformas sólo cuando ha sido presionado por la presión de EEUU, Europa o el FMI. Y quitando que pueda ser cierto, resulta curioso que Estados Unidos venga a dar lecciones de economía cuando en el último siglo es gracias a su poderío por lo que ha seguido mostrando su liderazgo.

Pero si uno se detiene a ver los datos de Estados Unidos se pregunta por qué nadie pone en duda los problemas en las finanzas públicas del gigante norteamericano. La respuesta es sencilla. Porque nadie se atreve. Es una situación análoga a la que se vive en China, donde nadie quiere criticar con dureza la falta de derechos humanos en el país asiático porque un mercado de 1.200 millones de personas es más importante que pisotear los derechos de unos pocos millones de chinos.

Pese las dificultades en EEUU, ninguna agencia de rating rebaja la deuda de AAA -vaya coincidencia que las tres mayores agencias son de ese país-, porque si así se hiciera, los chinos, que tienen millones de bonos estadounidenses, perderían millonarias pérdidas, y por lo tanto, dejarían de comprar deuda y nadie más la financiaría si no lo hace China.

Estados Unidos tiene que emitir diariamente 3.000 millones de dólares para cubrir sus necesidades y entonces uno se vuelve a preguntar si hacen las cosas tan bien, cómo puede ser que se muestren como maestros de una materia que tienen pendiente.

Eso sí, es cierto que España está mal, pero Estados Unidos tendría que mirar primero por su salud económica antes de tratar de cuidar al resto.

Juan María Piñero

[email protected]