• Dice que para él "la familia es el fundamento de la sociedad".
  • No obstante, se ha mostrado abierto a realizar un referéndum para que los ciudadanos se pronuncien al respecto.
  • La ley de medios para controlar a la prensa, uno de los objetivos de esta legislatura.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa (en la imagen), toma posesión de su cargo este viernes. Se trata de su tercer mandato consecutivo desde 2006. El presidente ecuatoriano ya ha advertido de que tras estos cuatro años, se retirará definitivamente del cargo, como ha reconocido públicamente y ratificó a ABC en una entrevista el pasado febrero, después de ganar las elecciones. Correa venció en los últimos comicios con el 57% de los votos, seguido de lejos por el exbanquero Guillermo Lasso, que obtuvo el 22%.

En vísperas de su toma de posesión, Correa ha señalado que "no cree" en el matrimonio entre personas del mismo sexo aunque se ha mostrado abierto a realizar un referéndum para que los ciudadanos se pronuncien al respecto, recoge Europa Press.

"Yo tengo en el gabinete a personas de los grupos GLTBI (gays, lesbianas, transexuales, bisexuales e intersexuales). Se ha rescatado mucho el respeto a estos grupos, pero no creo en el matrimonio gay", dijo en una entrevista con el canal privado RTS. Correa aclaró que no pretende transmitir sus valores y principios, aún cuando tenga "todo el derecho" de hacerlo y haya sido reelegido hasta 2017 también por sus creencias, destacó que para él "la familia es el fundamento de la sociedad". En este caso, hay que aplaudir a Rafael Correa por respetar la ley natural y la familia naural.

Esta información desmiente a la publicada en su día por Hispanidad, basándonos en El Nuevo Herald, según la cual, en un debate, Rafael Correa, Alberto Acosta y Norman Wray defendieron la diversidad en el tema del matrimonio entre homosexuales. Si es así, el abajo firmante estaba equivocado y debe pedir disculpas.

Las afirmaciones del presidente ecuatoriano generaron el rechazo de organizaciones defensoras de los derechos de los gays, que lo criticaron en la red social twitter.  "No hay problema: con las próximas elecciones seccionales (de febrero de 2014) hacemos una consulta popular, ¿ok Veremos si son mis dogmas y prejuicios", respondió Correa en un intercambio de mensajes con Pamela Troya, coordinadora del colectivo Igualdad de Derechos. "Mejor aún: propongo una consulta popular!", enfatizó el jefe de Estado al replicar a otro internauta, que pidió debatir el tema entre el gobierno y la sociedad civil.

Como explica ABC, según la consultora mexicana Mitofsky, en un informe del pasado abril, Rafael Correa es el líder americano más popular, con un 90% de aprobación a su gestión. Acompañado de un crecimiento económico de más del 4%, los retos principales que el presidente ecuatoriano y su movimiento, Alianza País, han definido para esta legislatura se centran en la erradicación total de la pobreza, la ejecución de grandes obras públicas y el combate a la inseguridad, el principal problema que aqueja al país, según las encuestas.

No obstante, Rafael Correa, tiene pendiente en su agenda la ley de Comunicación, que pretende regular los medios privados y convertir la comunicación en una «función del Estado», como ha dicho él mismo.

Recordemos los constantes enfrentamientos de Correa con los medios de comunicación desde que ascendió al poder, logrando sentencias millonarias contra medios y periodistas. Aunque no se llegaron a aplicar, organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o Human Rights Watch han mostrado su preocupación por la libertad de expresión en el país. De hecho, las amenazas a la prensa han sido una constante en Rafael Correa, el demócrata-populista más inteligente de los indigenistas hispanoamericanos.

Andrés Velázquez
[email protected]