• Los precios subieron un 2,9% en diciembre y el PIB estimado fue del -1,3%: estamos en estanflación, la peor de las perspectivas, sumada a un 25% de parados.
  • A todo esto, el número dos de Economía propone desligar los sueldos del IPC.
  • Y se vuelve a meter en camisa de once varas: los salarios de la Administración atañen a Montoro.
  • En cualquier caso, ha abierto el interrogante de si el Gobierno volverá a recortar las nóminas de los funcionarios.
  • Los sindicatos, alarmados ante las declaraciones de Jiménez Latorre.
  • Para Juzgado Feito (CCOO) no tienen ni pies ni cabeza.
  • "No se puede disminuir aún más la capacidad de consumo de los españoles", afirma Feito. 
El Instituto Nacional de Estadística ha hecho público el IPC de diciembre. Los  precios subieron entonces un 2,9%, una décima más que en noviembre. La inflación anual fue del 2,4%, ocho décimas porcentuales menos que en 2011. Y a todo esto, Economía prevé que el PIB español podría haber caído un 1,3% en 2012. Estamos en estanflación, el peor de los escenarios posibles en un país con un 25% de paro.

Y por si esto no fuera poco, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre (en la imagen), en la rueda de prensa sobre los datos del IPC, ha manifestado que es necesario "minimizar las indexaciones de los salarios a los precios", tanto en las administraciones públicas como en el sector privado. Traducido: los precios pueden seguir subiendo y los sueldos bajando. Con su frase, Latorre se ha metido dentro del terreno de Montoro: es él quien tiene que fijar los sueldos de las administraciones públicas.  

Aunque también es cierto que le puede haber hecho un favor: a nadie le agradará dar la noticia  o el indicio de que pueden bajar los sueldos de los funcionarios. Cada vez que habla Jiménez Latorre sube el pan. Ya ha cometido algunas indiscreciones que afectan a otros gabinetes o a más altas intancias. O es demasiado locuaz, o se hace el despistado sin otro fin que el de ser un eficaz instrumento del Gobierno para lanzar globos sonda. Aún recordamos su significativo silencio a la hora de explicar qué baremos se iban a utilizar para subir las pensiones, mucho antes de que se produjera el pensionazo. Él dio la primera pista. Hay opiniones para todos los gustos. Según fuentes cercanas al Gobierrno, a quien más gustan estas salidas de pata de banco es a su jefe, Luis de Guindos.

Y esto ocurre precisamente cuando corre el rumor de que el Gobierno pretende desvincular la subida de las pensiones del IPC, por recomendación o sin ella de Bruselas.  En el primer semestre del año se llevará al Pacto de Toledo un acuerdo de sostenibilidad y, según fuentes del Ministerio de Empleo y Seguridsad Social, hay muchas variables a estudiar y no forzosamente la indexación de los precios al consumo. Hay que llegar a un pacto con los agentes sociales y se pueden incluir, señalan, muchas otras variables.

José Manuel Juzgado Feito
, secretario de política sindical y relaciones laborales de CCOO, en declaraciones a Hispanidad, se pregunta qué intenciones hay detrás de la frase de Jiménez Latorre: "El único indicador fiable para los incrementos salariales es el IPC, independientemente de otras variables que se puedan utilizar en la negociación colectiva, como la productividad, tasas de beneficios empresariales, etc.".

Y añade que "no vamos a aceptar que se disminuya aún más el poder adquisitivo en este periodo de crisis. Sin sueldos adecuados no hay poder de compra, sin poder de compra no hay consumo, sin consumo no hay producción, y sin producción no hay empleo". Se pregunta Juzgado Feito cómo un miembro del Ministerio de Economía puede hablar tan a la ligera de estos temas, "en un país con tres millones de personas sin ninguna capacidad de compra" y cómo se puede hablar de "restar aún más poder adquisitivo a los empleados públicos y privados".

Sara Olivo
[email protected]