• Crear empleo no consiste en crear dinero.
  • El nuevo gobernador, Mark Carney, canadiense, no subirá los tipos hasta 2016, cuando el paro -se supone- bajará del 7%.
  • Suena bonito, pero es un desastre: ahonda en el océano de liquidez, principal causa de la actual crisis económica.
  • Y de paso, favorece al especulador frente al emprendedor y al rentista frente a  trabajadores y empresarios.

Cuando Mark Carney (en la imagen) fue nombrado gobernador del Banco de Inglaterra todo el mundo lo interpretó como una muestra de que los británicos no son nacionalistas 'boinardos' sino cosmopolitas globales, cosmopolitas capaces de ceder la más importante institución del Reino Unido a un canadiense.

No es así, los británicos son, ante todo, financistas. Sólo creen en los mercados financieros y en la especulación, por lo que cualquier creyente, sea cual sea su origen, puede pasar por británico. Por eso no les importa vender sus empresas mientras retengan el tráfico de sus acciones y los flujos de dinero de esas empresas.

Pues bien, el canadiense Carney acaba de anunciar que ligará el precio del dinero a la evolución del desempleo. Si hay desempleo bajará los tipos, que es la única forma que conoce un financista -herederos del más rancio monetarismo de los años ochenta de pasado siglo- para reactivar la economía: dinero barato, fabricar mucho dinero para inundar el mundo, el océano de liquidez en el que todos nos estamos ahogando, salvo los que poseen el único bien preciado: el dinero, por lo general, el dinero de los demás, invertido en los mercados financieros que ellos gestionan.

En principio suena bonito: con dinero barato se invierte. Sí, pero se invierte apalancado, y un mundo apalancado, ese océano de liquidez, es el que nos ha llevado a la mayor crisis del capitalismo.

El dinero barato, que es también dinero postizo -porque nada tiene que ver con la producción de bienes y servicios- favorece al especulador frente al emprendedor y al rentista frente a  trabajadores y empresarios. Dicho de otra forma, lo que Carney planea como un ideal de justicia social es todo lo contrario.

Mientras tanto, eso sí, el vanidoso canadiense ha conseguido que todo el mundo hable de él desde el miércoles 7 de agosto. Hemos olvidado que crear empleo no consiste en crear dinero.

Eulogio López

[email protected]