"Los coches viejos pagaran más por aparcar en la calle". Es una cuestión menor, si quieren, una medida del Ayuntamiento de Madrid, que preside Ana Botella (en la imagen) pero muy ilustrativa de la economía ecológica sólo que para ricos.

Al mismo tiempo, y esto ya tiene mayor dimensión, la Unión Europea exige más impuestos para los combustibles contaminantes -todos- y mantener la carísima energía verde a un país en crisis como es España. Pues qué bien.

Y es que el tinglado ecologista esta hecho para los ricos. Si tienes un coche nuevo y poco contaminante pagas menos por aparcar. ¿Y si no puedes comprarte un coche nuevo y menos contaminante

Nos obligan a utilizar energía verde, que es carísima y que, al final, pagará el consumidor. Los ricos están felices, porque la factura de la luz apenas representa nada para ellos. Pero, ¿y los que tienen dificultades para pagar esa factura progresivamente creciente, que va a parar, además a muchos empresarios tan ecológicos como multimillonarios Ejemplo: el señor Entrecanales

Antes que una economía sostenible necesitamos una economía sustentable, que nos pueda sustentar. Lo primero que tiene que ser la energía es ser asequible y barata. Luego, ya nos preocuparemos de que sea verde.

Además, no hay energía más verde que la nuclear y en otras energías convencionales, por ejemplo, el carbón, la tecnología ha logrado reducir los gases contaminantes a su mínima expresión. Entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos de energía verde

Eulogio López

[email protected]