• La vicepresidenta cumplirá, con calzador, la sentencia del Supremo... pero cede ante Antena 3 TV y Tele 5.
  • El próximo viernes, el Consejo de Ministros procederá al cierre de nueve canales... pero concederá otro a Lara y anunciará un nuevo concurso.
  • Vamos, que restituirá con una mano lo que le quita al duopolio con la otra... y por imperativo forense.
  • Con este enjuague, el Ejecutivo del PP mantendrá el poder del duopolio y restringirá la libre competencia y el pluralismo informativo en España.
  • Todo por el terror de la vicepresidenta a enfrentarse a Lara y Berlusconi en tiempo electoral.
  • Cospedal critica la desastrosa política informativa de la vicepresidenta.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen), ya tiene decidido cómo salir del atolladero en el que ella misma se metió por su empecinamiento en contentar al duopolio televisivo que forman Tele 5 y A3 TV, o si lo prefieren, Mediaset España y Atresmedia. Esto es, el imperio de Silvio Berlusconi y el de José Manuel Lara que controlan el 56% de la audiencia y el 91% del mercado publicitario español en televisión.

Salida por la puerta de atrás, porque supone una chapuza jurídica e informativa de primer orden. Si no hay cambios de última hora, y en Moncloa aseguran que Mariano Rajoy ya ha dado su visto bueno a su segunda, el Gobierno -con retraso, pues tenía que haber tomado la decisión antes del martes 18 de febrero- procederá a hacer caso al Tribunal Supremo. Es decir: cerrará los nueve canales que le ordenó cerrar por haber sido concedidos sin el adecuado concurso: tres de A3 TV-La Sexta, dos de Tele 5-Cuatro, dos de Unedisa (El Mundo) y dos de Vocento (ABC). Eso sí, a Atresmedia, tal y como exigió Lara, le devolverá uno de inmediato. Sáenz de Santamaría asegura que es posible sin violentar la letra del fallo judicial. Aunque sea necesario quitárselo a RTVE, que no explota todos sus canales.

Pero el asunto no quedará ahí. A continuación, el Gobierno convocará un concurso en el que, seguro, al menos eso dicen en Planeta, los entramados de Silvio Berlusconi y el de José Manuel Lara recuperarían los cuatro canales arrebatados y seguirían manteniendo los ocho actuales.

Al final, una sublime chapuza jurídica que, se supone, sólo servirá para que José Manuel Lara embride un poquito la montaraz información de La Sexta y para que Tele 5 y Cuatro sigan arremetiendo contra el Ejecutivo y contra la salud psíquica de los españoles. Porque el duopolio se dedica, principalmente, a la telebasura.

Precisamente es la secretaria general del Partido Popular, Dolores de Cospedal, siempre enfrentada a Soraya, quien con más ahínco critica la política informativa del Ejecutivo. En primer lugar por su rendición al duopolio, que golpea a Mariano Rajoy a todos los ministros... con la excepción de Sáenz de Santamaría.

Por otra parte, con la calamitosa gestión del presidente de la Corporación RTVE, Leopoldo González-Echenique. Los contenidos de la tele pública siguen controlados, con total descaro, por el comando Rubalcaba, pero el hombre de Soraya para la televisión pública no se entera de nada.

Al final, la solución Soraya consiste en reducir el pluralismo informativo en la televisión española. Se rinde ante el duopolio y, lo que es más grave, no servirá de nada.

Pero eso a la vicepresidenta poco le importa.

Por cierto, ¿verdad que de esto sólo oyen hablar ustedes en Hispanidad El poder del duopolio es grande.

Eulogio López

[email protected]