• El mercado no cree al presidente del BCE: baja los tipos hasta el histórico 0,5% y las bolsas caen.
  • Draghi promete liquidez ilimitada hasta julio de 2014, y acusa indirectamente a los bancos privados: nadie tiene que temer falta de liquidez para dar crédito.
  • También critica a los Gobiernos que suben los impuestos para reducir el déficit.
  • El divorcio entre el precio oficial del dinero y el precio real es definitivo.
  • La cuestión es: a pesar de que vivimos en un océano de liquidez no hay dinero para los creadores de puestos de trabajo.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha confirmado este jueves la bajada del precio oficial del dinero al histórico 0,5%. En principio, era una medida ya descontada por los mercados. De hecho, se temía una reacción negativa de éstos si no se rebajaban los tipos de interés.

Pero el mercado no cree al presidente del BCE, y las bolsas -sobre todo la española- no han reaccionado como se esperaba tras una bajada de tipos. Así, se han dado la vuelta, y durante la sesión han pasado de las ganancias a las pérdidas. Al cierre de estas líneas, el Ibex 35 bajaba un 0,36%, y el Eurostoxx50 -los mayores valores bursátiles europeos- caía un 0,62%.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Draghi (en la imagen) ha prometido liquidez ilimitada hasta julio de 2014. Además, ha acusado de manera indirecta a los bancos privados de no dar crédito. Según el presidente del BCE, nadie tiene que temer falta de liquidez para dar crédito.

Asimismo, ha aprovechado para criticar a los gobiernos que han subido los impuestos para reducir déficit, en lugar de recortar más el gasto y profundizar en las reformas estructurales. Para Draghi, aumentar las cargas fiscales es "el camino fácil".

Pero ¿cuál es realmente el problema El divorcio entre el precio oficial del dinero y su precio real que, además, es definitivo. Es decir, el BCE les presta el dinero al 0,5% pero éstos a su vez lo prestan a las pymes y particulares al 7% o superior.

En otras palabras: a pesar de que vivimos en un océano de liquidez, no hay dinero para los emprendedores, para los creadores de puestos de trabajo. Es el resultado de la perversa alianza entre banqueros y políticos. ¿Y cuál es esa alianza Los políticos salvan a los bancos -con dinero público, claro está- y a cambio los bancos compran deuda soberana, que además no tiene casi ningún riesgo. En medio, los contribuyentes, que sufren la escasez de crédito y pagan unos impuestos cada vez más altos.

Por cierto, eso de que la liquidez es ilimitada no se lo cree ni el propio Draghi. Si fuera así, ¿por qué razón el BBVA -por poner un ejemplo reciente- emite deuda al 9% para captar eso, liquidez Si la liquidez del BCE fuera ilimitada, no lo haría, y menos a un precio tan alto.

Pablo Ferrer

[email protected]