• El Banco Central Europeo advierte a Rajoy que la ayuda es condicionada... pero sigue sin explicar las condiciones.
  • El regulador europeo dice que España debe alcanzar un "presupuesto estructuralmente equilibrado a medio plazo" para controlar la deuda.
  • Destaca "la importancia de que los Gobiernos cumplan sus compromisos" y "lleven a cabo los avances requeridos hacia el logro del equilibrio estructural".
  • Por eso, les insta a "emprender reformas estructurales orientadas a potenciar el crecimiento".
  • Asimismo, el BCE enfatiza que actúa "estrictamente conforme a su mandato de mantener la estabilidad de precios a medio plazo" y "con independencia al determinar la política monetaria". Porque, "el euro es irreversible".
  • Prevé que el crecimiento económico de la zona del euro "siga siendo débil".
El Consejo de Gobierno del BCE -recuerda este jueves en su boletín económico mensual- decidió en su reunión las modalidades de ejecución de operaciones monetarias de compraventa (OMC) en los mercados secundarios de deuda soberana de la zona del euro.

Conforme a lo manifestado en agosto -afirma la institución- el BCE "debe estar en condiciones de salvaguardar el mecanismo de transmisión de la política monetaria en todos los países de la zona del euro". Por eso, el objetivo del BCE "es preservar el carácter único de su política monetaria y velar por la transmisión adecuada de su orientación a la economía real en toda la zona del euro". En ese sentido, "las OMC permitirán al BCE abordar las graves distorsiones de los mercados de deuda pública nacidas, en particular, de los temores infundados de los inversores a la reversibilidad del euro. Por tanto, con condiciones apropiadas, el BCE dispondrá de un mecanismo de contención plenamente eficaz para evitar escenarios destructivos que puedan comprometer seriamente la estabilidad de precios en la zona del euro", apunta.

Pero el banco que dirige Mario Draghi (en la imagen) enfatiza aún más: "El Consejo de Gobierno actúa estrictamente conforme a su mandato de mantener la estabilidad de precios a medio plazo y actúa con independencia al determinar la política monetaria; y el euro es irreversible".   

A fin de restablecer la confianza -continúa el BCE- los responsables de las políticas de la zona del euro "han de avanzar con gran determinación en el saneamiento de las finanzas públicas, en las reformas estructurales que mejoren la competitividad y en la construcción de las instituciones europeas". Al mismo tiempo, "los gobiernos deben estar dispuestos a activar la FEEF y el MEDE en el mercado de deuda en caso de que existan circunstancias excepcionales en los mercados financieros y riesgos para la estabilidad financiera, con una condicionalidad estricta y efectiva acorde con las directrices establecidas".

Porque, según explica el organismo, el cumplimiento por los gobiernos de los compromisos adquiridos y el desempeño por la FEEF y el MEDE del papel que tienen asignado "son condiciones necesarias para que las OMC se lleven a cabo y sean eficaces. Asimismo, el Consejo de Gobierno ha tomado decisiones destinadas a asegurar la disponibilidad de activos de garantía suficientes para las operaciones de financiación del Eurosistema".

En ese contexto, el Banco Central Europeo (BCE) se ha referido a España e Italia, países que, a su juicio, deben alcanzar "presupuestos estructuralmente equilibrados a medio plazo" para asegurar una deuda sostenible.

Respecto a la deuda, el BCE presentó varios escenarios sobre la posible evolución de deuda de las Administraciones Públicas, pero advierte de que "no deben interpretarse como previsiones". Y dice: "en primer lugar, en este ejercicio, un determinante fundamental de los resultados es que, en el escenario base y en todos los escenarios, salvo en el escenario de consolidación insuficiente, se supone que los Gobiernos en cuestión alcanzarán presupuestos estructuralmente equilibrados a medio plazo, como exige el Pacto de Estabilidad y Crecimiento".

Añade que "este supuesto es clave para asegurar que la deuda en relación con el producto interior bruto (PIB) retome la trayectoria a la baja cuando se cierre la brecha de producción". "Esto subraya la importancia de que los Gobiernos cumplan sus compromisos de conformidad con el marco de gobernanza fiscal de la Unión Europea (UE) y que lleven a cabo los avances requeridos hacia el logro del equilibrio estructural (y los correspondientes superávit primarios)", dijo el BCE. Porque, en caso de no alcanzar este objetivo, se pondrán de manifiesto inmediatamente riesgos sustanciales para la sostenibilidad de la deuda, alertó el BCE.

Los Gobiernos pueden, ciertamente, influir en las perspectivas de crecimiento a largo plazo emprendiendo reformas estructurales orientadas a potenciar el crecimiento, aconseja el BCE. Y tales reformas podrían tener efectos positivos sobre el crecimiento del PIB real, lo que mejoraría aún más las perspectivas para la sostenibilidad de la deuda.

El BCE también espera que el crecimiento económico de la zona del euro "siga siendo débil" y que las tensiones existentes en los mercados financieros y una elevada incertidumbre "lastren la confianza y el clima económico". En ese sentido, afirma, una nueva intensificación de las tensiones de los mercados financieros "podría afectar al equilibrio de los riesgos para el crecimiento y para la inflación".

Por otra parte, las proyecciones macroeconómicas para la zona del euro de septiembre de 2012 elaboradas por los expertos del BCE sitúan el crecimiento anual del PIB real en un intervalo comprendido entre el –0,6 % y el –0,2 % en 2012, y entre el –0,4 % y el 1,4 % en 2013.

En comparación con las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema de junio de 2012, los intervalos correspondientes a 2012 y a 2013 se han revisado a la baja.

Andrés Velázquez
[email protected]