• La Monarquía tiende la mano a Cataluña con el gesto del Príncipe.
  • Artur Mas afirma que "este no es un día para reivindicaciones, sino de reflexión y celebración".
  • Sin embargo, el President de la Generalitat ha manifestado en su discurso que Cataluña es la autonomía que menos inversiones ha recibido en infraestructuras.
  • Rajoy recuerda, en cambio, que entre 2010 y 2012 se han invertido 10.000 millones en esta comunidad autónoma en infraestructuras ferroviarias.
  • El encuentro se produce un día después de la primera reunión entre ERC y CIU para crear el Consejo Catalán para la Transición Nacional.

El Príncipe Felipe, Artur Mas y Mariano Rajoy (en la imagen) han protagonizado un encuentro histórico en la mañana de este martes con motivo de la inauguración del tramo del AVE que une Barcelona con Girona y Figueres. Tras el viaje inaugural de ida y vuelta, en el que el Príncipe se ha sentado junto a Mariano Rajoy, y Artur Mas con la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha llegado el momento de los discursos.

Don Felipe ha sorprendido con un discurso en catalán y castellano, lenguas utilizadas ambas también por Artur Mas, quien ha señalado que no era momento de reivindicaciones, sino de "celebración y reflexión", aunque, no obstante, ha lanzado un mensaje para  todos aquellos que consideren que la creación de este tramo de AVE "es un privilegio para Cataluña".

Artur Mas ha recordado que Cataluña es el territorio "que más contribuye al PIB" y sin embargo es el que menos inversión ha recibido en infraestructuras. Mariano Rajoy, en su discurso, ha llevado la contraria Mas al señalar que entre 2010 y 2012 se habían invertido en Cataluña casi 10.000 millones en mejorar la red ferroviaria, "ya que las infraestruturas de Cataluña son una prioridad para España".

Sin embargo, el discurso de Mariano Rajoy, pronunciado un día después del encuentro entre los dirigentes de Esquerra y CIU para crear el Consejo Nacional de la Transición Catalana, destinado a preparar el referéndum, no ha estado exento de ciertas invitaciones muy sutiles al diálogo. El presidente de Gobierno ha hablado de la conveniencia de "abolir distancias" y "unir territorios para acercar personas". La nuevas vías, ha dicho, son "de entendimiento", porque son "la expresión tangible de los logros que podemos alcanzar juntos, porque la voluntad de ir juntos nos abre caminos".

El Príncipe Felipe se ha sentado al lado de la ventanilla y junto a Mariano Rajoy durante el viaje inaugural, y Mas se colocó junto a la ministra de Fomento. Don Felipe se ha mostrado muy explícito en su mensaje en el que ha señalado que el tramo inaugurado es un magnífico "símbolo de orgullo colectivo" que demuestra que "juntando fuerzas afrontaremos con éxito nuestro futuro". La línea entrará en servicio mañana miércoles con nueve trayectos diarios por sentido, de los cuales ocho conectarán con Madrid y dos servirán como enlace con el TGV que va a París.


Girona, la única capital catalana a la que aún no había llegado la alta velocidad, quedará de esta manera conectada con Barcelona en tan sólo 37 minutos, y con Madrid en poco más de tres horas y media.

El alcalde de Girona, que también ha realizado su discurso en catalán, ha recordado que el AVE llega a Girona con ocho años de retraso. Su construcción, como ha señalado Ana Pastor, ha costado al erario público 3.700 millones de euros, y eso sin incluir las obras de adecuación de las estaciones de Sants, Girona y Figueres-Vilafant.

Cataluña, como bien ha señalado Mariano Rajoy, es "la única autonomía que tiene todas sus capitales conectadas e integradas en las red ferroviaria nacional y europea".

El billete sencillo del AVE Barcelona-Girona, que unirá ambas capitales en 37 minutos, tendrá un coste de 15,7 euros y el de Barcelona-Figueres, cuyo trayecto durará 53 minutos, costará 20,20 euros.

Un grupo muy reducido de personas han recibido a las autoridades con silbidos y gritos de "menos AVE, más regionales".

Sara Olivo
[email protected]