Campaña europea para defender al embrión humano, con un eslogan por bandera: Uno de los nuestros. De lo más pertinente, porque el embrión ha sido hoy rebajado al nivel de cobayas de laboratorio por el progresismo científico imperante. La masacre de embriones humanos en experimentos pretendidamente científicos y que no han dado ningún resultado, es la segunda barbaridad del siglo XXI (la primera es el aborto).

Mi amigo Manuel Morrillo, el primero entre los cruzados anti-PP, asegura que es una campaña estupenda que en España se ha pervertido porque ha sido fagocitada por los peperos. Incluso nos enseña una foto, con el malvado Mayor Oreja, ex ministro del Interior de Aznar, cuyo Gobierno, en ocho años, no hizo nada por la vida del nonato, mantuvo la ley del aborto de Felipe González e incluso potenció el embronicidio, pues fue el distribuidor de la píldora abortiva y la también abortiva Píldora del Día Después (PDD).

Por las mismas, también acusa (ver foto) Morillo al presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, dos veces secretario de Estado con el Gobierno Aznar, y al diputado Ignacio Nasarre, aunque Nasarre fue el único que votó contra la manipulación de embriones humanos y se llevó el correspondiente varapalo del Grupo Parlamentario de don Mariano Rajoy quien por su tibieza y cobardía a la hora de defender la vida, no merece más que cierto desprecio.

Y la verdad es que, si de embriones hablamos, parece haber olvidado Morillo el personaje que debía figurar en campaña de todos los desafueros peperos en materia de manipulación de embriones humanos: doña Ana Pastor (en la imagen), hoy ministra de Fomento, que fue quien, como titular de Sanidad, comenzara la manipulación de embriones humanos sobrantes de la manipulación in vitro, un nefasto día 25 de julio de 2003. Zapatero vino luego y amplió las condiciones para desollar embriones, pero el terreno ya estaba preparado por el PP.

Ahora bien, don Manuel Morillo: la campaña europea en defensa del embrión es lo primero: juzgar a los peperos que participan en ella, lo segundo. Sí, tiene usted razón cuando asegura que muchos católicos bobalicones todavía piensan que el PP es un partido pro-vida, y eso es una estafa. Pero hágase el milagro y hágalo el diablo. Que también se puede traducir por aquello de no se lo prohibáis, porque quien no está contra vosotros está con vosotros". Y no menos aquello otro de "sed prudentes como palomas y astutos como serpientes"... no al revés. A veces, los católicos parecemos el ejército de Pancho Villa.

Eulogio López

[email protected]