• El fondo de capital riesgo recuperará su inversión inicial sin mayores problemas tras el despiece.
  • Hidalgo se queda con la perita en dulce de Luabai, y Barceló con Orbest y 150 agencias de la red Vibo.
  • Al menos 2.000 personas pueden perder su trabajo.
  • Hidalgo ha hecho el negocio del siglo con sólo 15 millones de euros. Los hoteles de Luabai valen mucho más: sólo cuatro de los diez facturaron 12 millones de euros en 2012.
  • Orizonia sólo tiene 9 millones de euros en caja pero no puede pagar las nóminas con ese dinero.
  • Los sindicatos quieren que el ministro Soria participe en las negociaciones. 

Orizonia, la empresa propiedad de los fondos de capital riesgo Carlyle, que ha echado el cierre y presentará en estos días un concurso de acreedores, sólo tiene nueve millones de euros en caja, según han revelado los propios representantes de la empresa a los sindicatos.

El dinero no puede ser utilizado para pagar las nóminas, ya que pertenece a los turistas, y según ha hecho saber Carlyle por medio de Pablo Bieres a Alfredo Herranz, responsable estatal de servicios turísticos de UGT, el dinero para pagar los sueldos de febrero será el que se obtenga de la venta de Orbest y las 155 oficinas de Vibo al grupo Barceló, que está negociando en estos momentos con Carlyle.

Este acuerdo evitaría la pérdida de 350 puestos de trabajo en Vibo, amén de la contratación de 350 adicionales, y 180 en Orbest. A ello hay que sumar los 800 que se salvarán con la adquisición de los 10 hoteles de Luabai por parte de Globalia, que ya son prácticamente suyos.

José Hidalgo hizo el negocio del siglo, gracias a los 15 millones de euros que inyectó en la compañía para adquirir el 100% de Orizonia, con la garantía de la gestión de los hoteles de Luabai. Ahora se ha quedado con "una perita en dulce", afirma Ginés Díez, secretario general de federación de comercio, hosteleria y turismo de Comisiones Obreras de Baleares, en relación a la cadena hotelera. "Sólo los cuatro establecimientos que hay en Palma de Mallorca ingresaron el año pasado más de 12 millones de euros". Los hoteles de Mallorca abrirán en abril como estaba previsto y "los trabajadores no se verán afectados" por el concurso de acreedores, ha asegurado Díez.

Las agencias de Vibo se han cerrado en la mañana de este jueves, como pidieron los sindicatos, en previsión de posibles altercados con los clientes que quieran recuperar su dinero.

Herranz ha manifestado a Hispanidad que es preciso acelerar el ERE extintivo y dar prioridad absoluta al pago de las nóminas. "Los salarios son innegociables. Y a los trabajadores de las agencias hay que darles licencias retribuidas hasta que se produzca el cierre".

Los sindicatos no están dispuestos a que Carlyle "se vaya de rositas". El fondo de capital riesgo que adquirió Orizonia a la familia Fluxá en 2006 recuperará probablemente su inversión inicial que fue de unos 800 millones de euros. "No hay derecho a este tipo de actuaciones. Fondos que arrasan con todo e intentan eludir sus responsabilidades cuando vienen mal dadas", afirma Herranz. Este mismo jueves tendrá lugar un encuentro técnico entre los abogados de los sindicatos y los de Carlyle, que tiene sede en Washington y administra fondos por valor de 81.000 millones de euros en todo el mundo. Se va a articular jurídicamente el tema del cierre, una vez conocida la intención de Carlyle de hacerlo con rapidez. Unas 3.000 personas pueden perder su trabajo.

Se ha hecho un requerimiento al Ejecutivo para que sindicatos, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y representantes de la empresa se sienten a analizar la situación. También está prevista una concentración de todos los trabajadores este viernes en Madrid, a las 20:00 horas, ante el Ministerio de Industria.

Sara Olivo

[email protected]