• Y con el rescate bancario, según auguran fuentes del sector, se perderán 10.000 puestos de trabajo.
  • Hay miedo y depresiones entre los empleados de la banca. La gente acude enferma a trabajar, señalan los sindicatos, que están dispuestos a presentar batalla.
  • Sebastián Moreno, de Banca de UGT: "Goirigolzarri se equivoca. Lo que necesita es una política comercial clara. Hay vías alternativas a despedir personal".

El anuncio de la Comisión Europea de los planes de reestructuración de los cuatro bancos nacionalizados ha puesto en alerta a los sindicatos, en un sector que ha sufrido la sangría de 30.000 pérdidas de puestos de trabajo en tan sólo cuatro años.

El sector financiero ha perdido un 13% de los 230.000 empleados que tenía en el año 2008. Pero todo hace presagiar que pueden ser muchos más. Goirigolzarri (en la imagen) no ha perdido el tiempo: nada más escuchar a Almunia ha anunciado que pretende llegar a acuerdos con los sindicatos para eliminar 6.098 puestos de trabajo con el fin de cumplir con los objetivos que le exige Bruselas.

Europa no ha ordenado directamente que tenga que despedir a nadie sólo que las entidades nacionalizadas tienen que reducir su red de oficinas en un 50% y su balance en un 60% con respecto al 2010. Según fuentes del sector se augura que habrá al menos 10.000 despidos entre los bancos nacionalizados, amén de los que puedan producirse en el grupo 2, BMN, Liberbank, Unicaja, etc.

Los sindicatos no están dispuestos a pasar por el aro. No van a tolerar, señalan, que se utilicen los mecanismos de la reforma laboral con indemnizaciones de 20 días trabajados para poner de patitas en la calle a 6.000 personas. Así, según señala Sebastián Moreno, responsable de Banca de UGT, en declaraciones exclusivas a Hispanidad "vamos a luchar en la mesa de negociación para que se cumpla en el convenio colectivo del sector, y se adopten medidas no traumáticas, como se ha hecho en el caso de las reestructuraciones que se han llevado a cabo en los últimos cuatro años. Almunia no ha dicho que haya que despedir a la gente con indemnizaciones mínimas".

Para Moreno, la propuesta de Europa, "es una salvajada que se va a llevar a cabo con el beneplácito del FROB, no es razonable y hay otras opciones para rentabilizar el servicio. Toda una serie de medidas aplicables con imaginación, que pasarían también por dar salida al problema de las preferentes de una forma razonable".

Añade el responsable de Banca del sindicato de UGT que en el sector hay miedo, incluso entre los trabajadores del grupo 0, los mejor situados en el informe de Oliver Wyman: "Hay mucha incertidumbre en el sector, el grado de miedo es proporcional a las dificultades que atraviese la entidad. Hay personas con depresión y enfermos que van a trabajar por temor a quedarse en la calle". La coyuntura, señala, no ayuda, e "impera un pesimismo en el sector que no beneficia a nadie. Por supuesto, quienes peor lo están pasando son los trabajadores de las entidades nacionalizadas".

Moreno señala que "Goirigolzarri se equivoca. No creo que Bankia se convierta en más competitiva por despedir personal. Tiene que hacer un estudio real, viable, con una política comercial clara para convertirse en una entidad más competitiva, con estudios reales viables y una mejor política comercial que aproveche los recursos humanos para funcionar como una banca pública al servicio de la sociedad"

Sara Olivo

[email protected]