La filial de renovables de Iberdrola vuelve a la matriz

Como uno de esos solteros emancipados que no pudieron pagar la hipoteca o el alquiler por la crisis, Iberdrola Renovables ha tenido que renunciar a su aventura en bolsa y volver a casa de sus padres. IBR se estrenó en bolsa con un precio de colocación de 5,30 euros por acción y cerró su primera sesión (13 de diciembre de 2007) a 5,15 euros. Unos días después, la euforia inversora subió el valor hasta los 6,28 euros, en una jornada en la que las renovables de Iberdrola alcanzaron su máximo, 6,31 euros. A partir de entonces, todo fue cuesta abajo y las acciones cayeron hasta los 2 euros el 27 de octubre de 2008, una jornada en la que IBR acabó la sesión en 2,01 euros.

La estrategia de la matriz consistía en desgajar una parte y sacarla a bolsa para obtener por ella mayor valor que si estuviera integrada en el total. En los tiempos en los que en el mercado se aceptaba todo con mayor o menor alegría, la filial verde podía ser bien vista. De hecho, en octubre de 2010, Enel siguió el camino de Iberdrola sacando al mercado su división de renovables a 1,3 euros y, después de haber superado los 2 euros, cotiza esta mañana a 1,90 euros. El hecho es que, pese a las protestas de los minoritarios, que se consideran víctimas de la especulación, Iberdrola Renovables aprobó este lunes la reabsorción a un precio de 2,97 euros por acción.

Mariano Tomás

[email protected]