Y la sede de la caja de ahorros asturiana, en la ovetense plaza de La Escandalera, se convertirá en apartamentos de lujo.

La Caja de ahorros de Asturias (con más de un siglo de existencia) ha dejado de existir. La Asamblea ha aprobado, por orden de la Ley Guindos y por deseo de Manuel Menéndez, convertirse en Fundación Bancaria Cajastur, tenedora de cada vez menos acciones de su retoño, Liberbank, quien ya tiene sede en Madrid.

En el entretanto, la histórica sede de la Caja de Ahorros de Asturias, antaño sostén de la industria asturiana, en la ovetense plaza de la Escandalera, se convertido en un edificio de apartamentos de lujo.

Manuel Menéndez, quien fusionara Cajastur con Caja Cantabria y Caja Extremadura, será presidente de la Fundación Bancaria Caja Asturias y de Liberbank. Hasta 2016. Se lo permite la ley, pero Menéndez cada vez se distancia más de Asturias: de hecho, la sede de Liberbank ya está en Madrid.

En el patronato de Cajastur figura el catedrático de biología molecular de la Universidad de Oviedo, Carlos López Otín y otros ex de Cajastur y notables de la zona, para administrar una obra benéfico-social cada día más reducida.

No figuran los Masaveu, la primera fortuna de Asturias, aunque en el Principado se piensa que la deslocalización de Liberbank y la manía de las autoridades regulatorias por el oligopolio bancario hará que estos pequeños bancos, producto de la desamortización de las cajas de ahorros, no sólo deslocalicen el crédito sino que, como paso final, sean absorbidos por otros más grandes. En el caso de Liberbank, por el Santander... de la mano de los Masaveu.

Eulogio López

[email protected]