Sí, lo sé, los hombres yunque sacan de quicio por su secretismo, pero hay que aplaudirles por su valentía.

Gente con redaños: en lugar de criticar el movimiento 15-M y a sus manipuladores de la izquierda, que cobran sueldos públicos, así como a los exagerados que han pervertido el movimiento, los de Derecho a Vivir -organización ligada a Yunque- se han ido de acampada a la Puerta del Sol, a protestar contra la Ley de aborto. Y después de Madrid se han marchado a Valladolid y después donde haga falta, supongo.

Eso es tener agallas. Y tienen toda la razón: mucho más grave que la especulación en los mercados financieros es el aborto libre en España (ya era libre, de hecho, con la ley 1985 que apoya el PP, que conste), que provoca el asesinato de 120.000 niños anuales. Los de Derecho a Vivir son los jóvenes que realmente se indignan por lo que hay que indignarse, que es el asesinato de las víctimas más inocentes y más indefensas.

Con su actitud, han conseguido matar dos pájaros de un solo tiro: han defendido el derecho a la vida, verdadero termómetro sobre la marcha de la humanidad -lo sé, va fatal- y han puesto al descubierto la hipocresía del mariachi que ha pasado a controlar el 15-M. En Madrid, los miembros del Derecho a Vivir han sido insultados y amenazados. Al parecer, todos podemos indignarnos, pero algunos más que otros.

Eulogio López

[email protected]