¿Es bueno que la economía financista, aquélla que todo lo fía a los mercados financieros y a la emisión de deuda esté agonizante?

Sí, porque el financismo, el apalancamiento generalizado de un modelo económico donde todo el mundo le debe algo a alguien, especialmente al Estado, nos arrastra a todos hacia la miseria. Cuanto antes se muera mejor. Ahora bien, puede morir y ser enterrada -en cuyo caso brindaré con cava- o puede tener, no sólo una larga agonía, sino dejarnos en herencia un virus letal en toda la economía real. Vamos, que cuanto antes se muera, mejor. En lenguaje financista, lo que precisa la economía actual, en todo el mundo, países, bancos, empresas y familias, es desapalancarse y no volver a endeudarse.

Pero los encargados de firmar el acta forense no están por la labor. Por ejemplo, el presidente norteamericano, Barack Obama. Estados Unidos es un país endeudado hasta las cejas. Los republicanos, que en este caso son los que llevan la razón, no quieren que Obama se endeude más, y entonces va el inquilino de la Casa Blanca y lanza un discurso demagógico como pocos: Según él, si no le dejan endeudarse, no se podrán crear puestos de trabajo. ¿Puestos de trabajo forjados sobre la deuda? Por eso, Estados Unidos ha alcanzado el récord de paro con presidente tan progresista. Eso sí, USA no alcanza los éxitos de España en materia de desempleo, ni de lejos.

¿Por qué esta demagogia tan insensata tiene éxito? Pues por la lectura que hacen los medios de comunicación. Por ejemplo, el telediario de la segunda edición del lunes 11 lo explicó así: "Obama quiere mantener las prestaciones públicas y que paguen más los ricos, mientras que los republicanos quieren reducir las prestaciones sociales y pagar menos impuestos". Y el que quiera aprender que vaya a Salamanca.

Un broker español me confesaba que sí, que el problema de la economía mundial es la elevada deuda. Y lo dice un broker que vive de eso, del apalancamiento universal. Pues no señor, según Obama, lo que tiene que hacer su Gobierno es endeudarse más para crear puestos de trabajo… y se supone que, para pagar la deuda anterior y así inflar la burbuja.

¡Pero qué grande eres, Obama!

Eulogio López

[email protected]