En apoyo de Sacyr y Pemex pero sin sindicar. Se da la circunstancia de que los franceses son el tercer prestamista de la constructora. Mientras, Brufau le busca posibles compradores de su paquete. Sacyr prefiere duelo entre Santander y Citi, los dos mayores prestamistas de la constructora: el primero quiere refinanciar, el segundo, embargar

El presidente de Sacyr, Luis del Rivero, no se rinde. Sabe que el próximo día 28 no puede esperar nada de Caixa: la entidad catalana vendrá a Madrid para apoyar la gestión de su enemigo, el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Pero asegura que ni Pemex ni ellos tienen nada que perder tras la sindicación de sus acciones. Y el constructor tampoco aclara si existen cláusulas secretas en el pacto para que, en el caso de que Sacyr no consiga refinanciar su deuda Pemex adquiera su paquete y se quedara con el 29,8% de Repsol.

No sólo eso, Del Rivero está empeñado en que fondos de inversión o de capital-riesgo se sumen a la aventura. Ya no pueden sindicar con ellos, como con Pemex, porque se verían obligados a lanzar una OPA, pero sí pueden apoyarle en su ascenso a la Presidencia. Por ejemplo, es lo que les ha pedido a Credit Agricole. Ahora bien, se da la circunstancia de que los franceses son el tercer prestamista de Sacyr para el crédito con el que compró Repsol: nada menos que 435 millones de euros sobre un total de 5.000.

Al tiempo, Antonio Brufau considera que a enemigo que huye, puente de plata. Por eso, se le están buscando a Sacyr caballeros blancos que comprarían un 10% de la compañía, no todo el paquete, para que pudiera salvar su gran problema: la precitada deuda con la que compró el 20% de Repsol. Y se está pensando en socios como los chicos de Synopec, con lo que Repsol cerró la operación brasileña. Habría que ver a qué precio.

Por ahora, Del Rivero se niega a tales favores. Sigue pensando en refinanciar, que no deja de suponer un aumento del coste de la deuda. Sus consejeros y socios en la constructora, Carceller y Abelló, piensan de otra manera pero, por el momento, Del Rivero puede con el frente interno y con el externo.

En diciembre vence el crédito y encima los prestamistas están divididos. Sobre todo los dos cabezas de serie: Santander (665 millones) y Citi (485). Santander quiere refinanciar pero el Citi se plantea el siempre indeseable -para un banco- embargo, porque considera que Sacyr está en una situación límite. Y el embargo sería... de las propias acciones de Repsol, naturalmente.

Eulogio López

[email protected]