En efecto, como asegura uno de nuestros comunicantes, hay que agradecer al arzobispo de Madrid, Rouco Varela (en la imagen), que haya convertido la Eucaristía de las Familias en una convocatoria de los católicos, no ya de Madrid, sino de otros muchos lugares de España para 'salir a la calle'.

Ya puestos a sugerir creo que hay que instaurar otra eucaristía: la del Día por la Vida, es decir, el 25 de marzo, Festividad de la Anunciación, nueve meses antes de la Navidad. Uno cree en la familia natural, compuesta por un hombre y una mujer y abierta la vida, así como cree en la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. Y todo ello independientemente de mi fe cristiana.

Pero no nos engañemos: la religión verdadera coincide con la recta moral o no es verdadera... o no es moral. Por tanto, no estaría de más que comenzáramos a instaurar la eucaristía, pública, por la vida el próximo 25 de marzo. Es una idea.

Eulogio López

[email protected]