• Mientras países como Turquía ostentan una pirámide de población envidiable, a España le espera un futuro sin niños.
  • El número medio de hijos por mujer baja a 1,32.
  • Desciende drásticamente el número de mujeres en edad fértil por culpa de la crisis de natalidad iniciada en los ochenta.
  • Sin ir más lejos hay 710.000 mujeres menos con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años que en el año 2002.
  • En 2012 se ha producido el incremento de defunciones mayor de la década, con un 4,6%.

El futuro de las pensiones no está en el Comité de Expertos creado por el Gobierno, sino en el fomento de la natalidad en España mediante medidas que sirvan para ayudar a las mujeres que deciden tener hijos, como ocurre en Alemania.

La pirámide poblacional de nuestro país (en la imagen), cada vez ensanchado más su vértice superior, va perdiendo fuerza en los cimientos.Y los datos son preocupantes.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, durante 2012 nacieron en España 453.637 niños, un 3,9% menos que en el año anterior.

El número de nacimientos sigue descendiendo de esta forma durante cuatro años consecutivos. La tasa bruta de natalidad, que es el número de nacimientos por cada mil habitantes, bajó en 2012 hasta 9,7 desde los 10,1 del año anterior. Dicha tasa fue de 11,3 en 2008, cuando nacieron 519.779 niños (el máximo en 30 años).

Por otra parte, el indicador Coyuntural de Fecundidad (es el número de hijos que tendría cada mujer a lo largo de su vida si se mantuviera en la población la misma intensidad en la fecundidad que la observada en ese año) ha descendido un 1,32%, dos décimas con respecto al año pasado, y está a años luz de las cifras de 1976, cuando fue de 2,80 niños por mujer.

Para colmo, baja también el número de mujeres en edad fértil. De hecho, según asegura el Instituto Nacional de Estadística, el número de mujeres entre 15 y 49 años desciende desde el año 2009, debido a que llegan a ese rango de edades generaciones de mujeres menos numerosas, nacidas durante la crisis de natalidad de los ochenta.

La escasez de ayudas a la maternidad influye también entre las madres extranjeras residentes en nuestro país. El descenso de la fecundidad entre 2011 y 2012 se apreció, especialmente, entre las mujeres extranjeras, donde el indicador se redujo de 1,58 a 1,54 hijos por mujer. En el caso de las españolas, el número medio de hijos por mujer bajó de 1,29 a 1,28.

Durante el año 2012 fallecieron en España 405.615 personas, lo que supuso un 4,6% más que en el año anterior. Se trata del mayor incremento anual de la década. Esta evolución excepcional en el número de defunciones, explica el Instituto Nacional de Estadística, tuvo su origen en un incremento coyuntural de las defunciones en los meses de febrero y marzo, en los que el número decesos superó en un 29,2% y en un 13,6%, respectivamente, a los registrados en los mismos meses de 2011. La tasa bruta de mortalidad se situó en 8,6 defunciones por mil habitantes, frente a los 8,4 de 2011.

La esperanza de vida experimentó un ligero descenso respecto al año anterior, y cifrándose en 82,2 años. En varones alcanzó los 79,3 años y en mujeres los 85.

El hecho es que España dista mucho de tener una pirámide poblacional decente, y está a años luz de Turquía, el país más joven de Europa, donde la pirámide es realmente una pirámide, y la juventud de su población es su verdadera fuerza. De ahí los temores tanto de Sarkozy como de Ángela Merkel a la integración del país islámico como miembro de pleno derecho en la Unión Europea.

Sara Olivo
[email protected]