• Ella preside la embotelladora del famoso jarabe, Coca-Cola Iberian Partners, y es una de las empresarias más poderosas de Cataluña.
  • Mientras que él se hace cargo de la marca de la multinacional de refrescos en España y ha protagonizado más de una polémica en Twitter.  
  • El gigante con sede en Atlanta lleva muchos años gozando de una situación de monopolio en nuestro país, pero la CNMC no dice nada.
  • A pesar de los últimos conflictos laborales, Coca-Cola es la empresa más atractiva para los jóvenes de entre 18 y 29, según un informe de Randstad.
  • En cambio Trabajo ha abierto un acta de infracción "muy grave" contra la embotelladora por vulnerar el derecho a la huelga de los empleados de la planta de Fuenlabrada.

La historia de Coca-Cola en España tiene más de 50 años, pues fue el 31 de marzo de 1953 cuando salió la primera botella producida en una fábrica española de Barcelona. En las bodas de oro de este hito de la marca, las siete embotelladoras que había en nuestro país -Asturbega, Begano, Casbega, Cobega, Colebega, Norbega y Rendelsur- se integraron en un embotellador único -Coca-Cola Iberian Partners-.

Curiosamente este es presidido por una barcelonesa, Sol Daurella, que también es la propietaria de Cobega, la empresa que creó su abuelo Santiago para producir, embotellar y distribuir el famoso refresco en Cataluña. Actualmente es una de las empresarias más poderosa de esta región y ocupa el puesto 17 de la lista de mayores fortunas de España, según la revista Forbes. Es decir, que a esta barcelonesa no le ha ido mal en la vida caminando al lado de la conocida como 'marca de la felicidad'.

Daurella es una mujer de negocios, por eso, además del embotellador español y Cobega, copreside el grupo de batidos Cacaolat y preside el Teatro Nacional de Cataluña. También es miembro del Consejo de Administración de Vifilfell -embotelladora de Islandia- y de The Ecuatorial Bottling Company -la de varios países africanos-. Además es administradora única de la gestora de empresas Begindau, la aceitera Daulivo y la inmobiliaria Daurin, en cuyos nombres está presente parte de su apellido.

Por si fueran pocos cargos, a todos estos hay que unir que es accionista y consejera del Banco Sabadell, Acciona y Ebro Foods. También es cónsul honoraria de Islandia en Barcelona; patrona del Palau de la Música Catalana, las fundaciones ESADE, Amigos del Museo del Prado, FERO, VHIO, SHE y el Instituto Guttman, entre otras. Además es socia de Copesco and Sefris y de Surfup, y apoderada de Aguas Vilas Turbon, Grupo D West Africa, Solinbar, Roalba, CVC Grupo Consejeros y CVC Sports.

Con tanto cargo no cabe duda de que es una de las empresarias más importantes de Cataluña. Está casada con el vicepresidente y responsable del Área Institucional del Fútbol Club Barcelona, Carles Vilarubí, -aunque en los últimos meses los rumores de separación han sonado demasiado por la ciudad condal-. Este también ocupa varios cargos empresariales, ya que comenzó a hacer fortuna a la sombra de Jordi Pujol. Entre ellos, es vicepresidente  de Rothschild España, presidente de CVC Grupo Consejeros y de Willis S & C, miembro de varios consejos de administración y de diversas entidades.

Pero Coca-Cola en nuestro país no tiene sólo a una poderosa mujer detrás, sino también a un hombre, Marcos de Quinto, el presidente de la División Ibérica de la multinacional. Un personaje algo prepotente y chulesco que tiene la responsabilidad de velar por la imagen de la marca en España, pero al que sus comentarios le han valido críticas en más de una ocasión. Por ejemplo, criticó fuertemente el ERE de Telefónica por hacerlo con cuentas positivas, sin embargo es lo mismo que ha hecho Coca-Cola Iberian Partners y ahí se ha limitado a decir que lo hacía el embotellador español y no la marca, es decir, se ha lavado las manos.

De Quinto es el tercer presidente de Coca-Cola España en sus más de 50 años de historia, crítico con el nacionalismo catalán, con algunos miembros de la Casa Real y con la plataforma Hazte Oír. Pero sin embargo no encaja bien las que le hacen y por eso ha tenido más de una polémica en Twitter. Elabora su propio vino y miel, es aventurero y motero, padre de cuatro hijos, aficionado a relacionarse con celebrities y que ve el famoso jarabe como uno de los mejores inventos de la vida, claro, vive a su costa, como para decir algo malo.

La gigantesca multinacional con sede en Atlanta lleva muchos años gozando de una situación de monopolio en nuestro país, pero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no dice nada. ¿No ve que ninguna otra marca de refrescos es capaz de hacerle sombra ¿O no quiere verlo

Paradójicamente a pesar de los últimos conflictos laborales, Coca-Cola es la empresa más atractiva para los jóvenes de entre 18 y 29, según un informe de Randstad. Pero la Inspección de Trabajo no tiene elogios para esta multinacional, pues ha abierto un acta de infracción "muy grave" contra la embotelladora por vulnerar el derecho a la huelga de los empleados de la planta de Fuenlabrada.

Cristina Martín

[email protected]