El Gobierno propondrá a los agentes sociales una subida del salario mínimo interprofesional de 3 euros al mes. ¡Viva el lujo y quien lo trujo! Como ya había adelantado Hispanidad, la subida se planteaba entre el 0,5 y el 1%. Se ha optado por seguir los sabios consejos del Banco de España -ante todo moderación salarial- y se ha ido a la franja baja. Es decir, que los perceptores del salario mínimo ya no cobrarán 645 euros brutos mensuales por una jornada laboral de 40 horas semanales sino 648. Sin duda, un exceso.

Dice Montoro que son poco menos de 150.000 personas las que cobran el salario mínimo. Muy cierto. Ahora bien, el salario mínimo indicia toda la escala salarial, especialmente las de las rentas más pobres.

A eso responde Montoro que el IRPF supone que esas rentas bajas no tendrán que pagar impuestos. Sí, pero para desgravar primero hay que ganar. Y lo que la gente necesita para sobrevivir no es desgravar sino ingresar.

En definitiva, Rajoy (en la imagen) ha vuelto a ceder. Pero una cosa es pedir moderación salarial a las retribuciones altas, incluso medias, y otra a los salarios de mera subsistencia.

La obsesión contra el salario mínimo resulta especialmente repugnante en la trayectoria del Gobierno Rajoy.

Dadivoso Mariano...

Hispanidad

[email protected]