• Volvemos al problema de siempre: el FROB recurre ahora los cobros autorizados en su momento por el Banco de España.
  • Y, naturalmente, los jueces tienden a dar la razón a los indemnizados.
  • En cualquier caso, el FROB recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo.
  • Y sí, el Banco de España no es el FROB, pero Fernando Restoy es, al mismo tiempo, subgobernador del Banco de España y presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria.

El estado actual de las cosas nos ha llevado a una situación que se está repitiendo en las últimas semanas y, no lo duden, se seguirá repitiendo en las venideras. Hablamos del hecho de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) recurre ahora los pagos a los ex dirigentes de las entidades nacionalizadas, pagos que en su momento fueron autorizados, no sólo por el consejo de administración de la propia entidad, sino por el mismo Banco de España (BdE). En otras palabras: el FROB y el BdE recurren ahora lo aprobado en el pasado.

Y dirán que el FROB y el BdE no son lo mismo. Efectivamente, pero miren si su vinculación es grande que el presidente del FROB y el subgobernador del BdE es la misma persona: Fernando Restoy (en la imagen). Si, no son lo mismo pero…

En cualquier caso, en los juicios abiertos contra ex dirigentes de algunas cajas de ahorros, los jueces tienden a dar la razón a los indemnizados. Las excepciones se cuentan con los dedos de una mano. Por ejemplo, los cuatro ex directivos de Caixa Penedés, condenados a dos años de prisión -el ex director general de la entidad, Ricard Pagès- y a un año a sus tres colaboradores -Manuel Troyano, Santiago Abella y Joan Caellas- y a devolver los 28,6 millones de euros que se adjudicaron irregularmente en pensiones y prejubilaciones en el año 2010.

Distinto es el caso que nos ocupa: el de las indemnizaciones por despido de Adolf Todó y Jaume Masana, ex presidente y ex consejero delegado de Catalunya Caixa respectivamente. El montante total, 1,2 millones de euros (600.000 euros cada uno). En este caso, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) confirmó que la entidad debía pagarles la indemnización acordada. El FROB no está de acuerdo y ha anunciado que interpondrá un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Conviene recordar que la entidad catalana, ahora en manos de BBVA, recibió alrededor de 12.000 millones de euros en ayudas públicas. Es, por volumen de activos, la que más dinero público ha recibido.

Pablo Ferrer

[email protected]