• El Sabadell se niega a pagarles. Además, ni el FROB ni Bruselas se lo permiten.
  • La tesis del banco es que el emisor de las cuotas participativas era la CAM y el comercializador, el Banco CAM, hoy del Sabadell.
  • Por lo tanto, no es el responsable del producto.
  • Lo que ocurre es que 600 exempleados están dispuestos a declarar que sí hubo engaño en la venta de la cuotas participativas.

Para entendernos, las cuotas participativas eran los títulos que vendieron las cajas de ahorros a modo de acciones, pero sin serlo. Las cuotas participativas otorgaban derechos económicos pero no políticos. La Caja de ahorros del Mediterráneo (CAM) fue la primera en emitir estos 'títulos'. Estamos hablando de unas 55.000 personas que compraron cuotas por valor de unos 300 millones de euros.

Como recordarán, la CAM fue rescatada y vendida al Sabadell. Al final, la factura del rescate CAM ascenderá a unos 20.000 millones de euros, Esquema de Protección de Activos (EPA) incluido. Lo que nos atañe en este momento: los cuotapartícipes quedaron fuera de este rescate. Se vieron, de la noche a la mañana, sin nada. Comenzó entonces la batalla en los tribunales. Batalla que puede salpicar al ministro Guindos: era el máximo responsable de Lehman Brothers en España y Portugal, el banco que preparó y lanzó el producto.

La batalla judicial tiene, en estos momentos, dos frentes. Uno, en el Supremo y otro en la Audiencia Nacional. El TS tendrá que decidir quién es el responsable civil -quién deberá pagar- a un afectado que actuó en solitario y al que le dieron la razón en instancias inferiores, obligando al Sabadell a reembolsarle su inversión. La entidad recurrió ante el TS, y en esas estamos.

El frente de la AN lo protagoniza el juez Gómez Bermúdez, que en uno o dos meses ordenará el comienzo del juicio oral para determinar el futuro de 1.500 afectados que reclaman unos 16 millones de euros.

El Sabadell se niega a pagarles. Su tesis: el emisor de las cuotas participativas fue la CAM y el comercializador, el Banco CAM, lo que ellos adquirieron. Por tanto, no son los responsables del producto. Además, aunque quisieran llegar a un acuerdo y pagar a los afectados, no podrían hacerlo porque ni el FROB ni Bruselas se lo permiten. Y es que, según el EPA de la CAM, el FROB tendría que hacer frente al 80% del pago. El 20% restante correría a cargo del Sabadell. El problema es que 600 exempleados de la entidad están dispuestos a declarar que, efectivamente, hubo engaño en la venta de las cuotas.

Pablo Ferrer

[email protected]