Esperará a que la CE se pronuncie, una vez que Eurostat confirme las cifrasLos líderes europeos han proseguido este viernes su reunión hablando de temas de política exterior, como las relaciones con Rusia y la discusión sobre la conveniencia o no de armar a la oposición siria.

Pero en lo que respecta a la economía, ayer reafirmaron la estrategia de ajuste fiscal y reformas estructurales como receta para salir de la crisis y volver al crecimiento, a mayor gloria de la canciller alemana, Angela Merkel: "El crecimiento y la consolidación fiscal no son en absoluto contradictorios sino complementarios", dijo la que manda realmente en Europa.

A ese rollo -y en plan dócil y buen chico con la Merkel- se apuntó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien apostó por conjugar la consolidación fiscal con el crecimiento, muy diplomático él. Porque ya nos dirá cómo se hace eso: cómo se crece si cada vez los ciudadanos sufrimos más impuestos.

Por cierto, se ha sabido hoy también -por Europa Press- que el Gobierno de Rajoy no pedirá a la Unión Europea relajar sus objetivos de déficit comprometidos y esperará a que sea la Comisión Europea quien se pronuncie, una vez que la oficina de estadística europea Eurostat confirme las cifras de déficit del año pasado en abril, que según el Gobierno fue del 6,7%.

De hecho, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha sacado este asunto en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebra en Bruselas, ni el Gobierno prevé pedir algún tipo de flexibilidad de manera "unilateral", según han explicado fuentes de Moncloa.

Recordemos que el objetivo comprometido por España con la UE este año es bajar el déficit a un 4,5% del PIB, pero según las previsiones de invierno del Ejecutivo comunitario incumplirá esta marca y se quedará en el 6,7 %. El vicepresidente económico, Olli Rehn, ya ha dicho que España no debe tomar más medidas de ajuste este año y ha sugerido que podría proponer una prórroga de hasta dos años, que debe ser aprobada por el Eurogrupo.

Por cierto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha negado de forma tajante que se sienta chantajeado por el extesorero del PP Luis Bárcenas, tema sobre el cual le preguntaron en la rueda de prensa posterior al primer día de cumbre. "Eso no se ha tratado en el Consejo europeo de hoy", ha zanjado muy en plan Mariano. Y es que Bárcenas persigue a Rajoy allá donde se encuentra...

Andrés Velázquez

[email protected]