• Rajoy lo vende como un éxito porque ha logrado la recapitalización directa de la banca.
  • Aunque todavía no sabemos la clave: el interés que se aplicará por el crédito.
  • Además, de la compra de deuda por parte del BCE, nada de nada.
  • Y encima, ha perdido la supervisión del Banco de España.
  • Más: no se retoca el pacto fiscal perseguido por Alemania. Francia no ha dejado que ocurra.
  • Pero es que Merkel tampoco ha dado su brazo a torcer sobre los eurobonos, una de las pocas medidas solidarias.
  • Para colmo, Almunia nos pide más IVA.
  • Y de generar confianza, poco o nada: la prima de riesgo ha vuelto a superar los 500 puntos básicos tras conocerse los acuerdos.

Que no, que la cumbre europea que acaba de terminar no ha sido un éxito, diga lo que diga Mariano Rajoy o el presidente Durao Barroso. Sí es cierto que uno de los logros -el único, mejor dicho, y habrá que ver si es o no un logro- es la recapitalización directa de la banca. Vale, pero no sabemos todavía la contrapartida, es decir, los intereses que pedirá la CE por esa ayuda, aspecto este fundamental.

Otra medida que relajaría la presión sobre la deuda española -y también sobre la italiana- y contribuiría a una mejor financiación del Estado, sería la compra de deuda soberana por parte del Banco Central Europeo (BCE). Pues bien, sobre esta posibilidad tampoco se ha avanzado nada. Incluso la supervisión bancaria pasa a depender del BCE en detrimento del Banco de España. O sea, que el regulador español pierde su cometido fundamental y que, dicho sea de paso, realizaba con gran profesionalidad a pesar del exgobernador MAFO. Pero esa es otra historia.

Aún hay más: tras la Cumbre no se ha retocado el pacto fiscal. Alemania se ha encontrado con la negativa de Francia para hacerlo, pero es que la canciller alemana tampoco ha permitido la creación de los eurobonos: "No veré los eurobonos mientras viva", llegó a afirmar antes de la cumbre. Igualmente tremendas han sonado sus palabras tras la reunión: no habrá "ninguna prestación sin contraprestación".

Una pena, porque la creación de los eurobonos es de las pocas medidas que se pueden considerar solidarias: ayudaría a que España se financiara al 3% en lugar de al 6%, claro que a Alemania le ocurriría lo contrario: ahora se financia al 1%, y pasaría a hacerlo al 3%.

A todo esto, el comisario Almunia nos ha pedido -más bien exigido- que recaudemos más IVA. Si no, los acuerdos de la cumbre peligran. ¡El colmo! Si seguimos así, dentro de poco desde Europa nos dirán cuándo podemos ir al baño…

Y, ¿cómo han acogido los mercados estas decisiones? Pues de aquella manera. Tras la euforia inicial -el IBEX 35 ha abierto con subidas superiores al 4% y la prima de riesgo ha llegado a bajar hasta los 473 puntos básicos- la bolsa ha moderado las subidas al 2% y la prima de riesgo ha vuelto a superar los 500 puntos básicos. Así, la rentabilidad del bono español a 10 años ha pasado del 6,4% en la apertura, al 6,6%.

Vamos, que de cumbre exitosa nada de nada. Una pena.

Pablo Ferrer

[email protected]