Mientras tanto, disidentes cubanos en Madrid piden al Gobierno que actúe cuanto antes

Está claro que el régimen cubano se está burlando de España a cuenta del accidente de tráfico que sufrieron Ángel Carromero, Oswaldo Payá y Harold Cepero, tras el que murieron los dos disidentes cubanos, y el español Carromero fue detenido.

Y se está burlando porque, además de tener encarcelado a Carromero porque iba conduciendo, la Fiscalía cubana ha pedido ahora siete años de cárcel por homicidio involuntario. Mientras tanto, el Gobierno español, que tenía que haber tomado medidas contundentes desde un primer momento, no hace nada ni dice nada. Tanto es así, que los disidentes cubanos en Madrid han pedido al Ejecutivo que actúe cuanto antes, y han recordado que los procesos legales en Cuba están manipulados y preparados.

Esperemos que el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, tome cartas en el asunto, y lo haga más pronto que tarde.
Andrés Velázquez
[email protected]