• Pero anima, en el colmo del cinismo, a no dejarse "abrumar" ante los problemas de la economía.
  • Después de 50 años de comunismo, las tímidas reformas se topan con demasiados problemas para ponerlas en marcha.
  • Según el ministro de Economía, "no se logran los ingresos externos planificados", padecen "condiciones climatológicas adversas" la actividad choca con "las insuficiencias internas".  
El cinismo del dictador cubano Raúl Castro (en la imagen) resulta conmovedor. Tras cincuenta años de dictadura comunista junto a su hermano Fidel, tras dejar la economía de país hecha un desastre -como todas las dictaduras comunistas que en el mundo han sido- ahora no se le ocurre otra cosa que animar a los miembros de su Gobierno a no dejarse "abrumar por los problemas" que se están planteando para la puesta en práctica de las reformas promovidas para desarrollar la economía de la isla.

Según informó el diario oficial 'Granma', Castro instó nuevamente a analizar en profundidad las causas de las dificultades que hacen que la economía cubana no crezca al ritmo necesario. "Tenemos una tarea gigantesca por delante, pero no podemos permitir que nos abrumen los problemas, ni amedrentarnos ante ellos... Debemos ser optimistas porque ese ha sido siempre el espíritu de la Revolución", defendió el presidente cubano.

Y es que, el ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo Rodríguez, explicó que "la economía cubana crece con relación a 2013 aunque no se alcanzan los niveles previstos en el Plan, lo cual induce una desaceleración superior a la esperada". Según el ministro, ello se debe fundamentalmente a que "no se logran los ingresos externos planificados; a la existencia de condiciones climatológicas adversas; y a las insuficiencias internas que continúa enfrentando nuestra economía". A esto se suman, dijo, la compleja situación internacional y el recrudecimiento del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos.

Por su parte, la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza Rodríguez, explicó que los ingresos tributarios suponen el 37 por ciento del PIB. Pero es que se han introducido nuevos impuestos y tasas a los sufridos cubanos. Según Pedraza, en 2013 de han aplicado 18 de los 25 tributos establecidos -doce impuestos, tres contribuciones y tres tasas-. La ministra incidió en que el 66 por ciento de los gastos del Presupuesto se destinaron a Educación, Salud Pública, Cultura, Arte y Deportes, además de a Asistencia Social.

Lo que tendría que hacer Raúl Castro es una transición pacífica hacia una democracia, tras el absoluto fracaso del comunismo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]