• El Banco de Japón ha anunciado que mantendrá "el tiempo necesario" los estímulos.
  • Y la FED americana lleva tiempo haciéndolo.
  • Este pasado jueves, Angela Merkel se quedó en medio cuando dijo: "El BCE tiene ante sí una complicada reunión; en términos generales, debería subir los tipos de interés para Alemania, pero para otros países realmente debería hacer más para que aún más liquidez estuviese disponible para la financiación de empresas".
  • Señores del BCE: no hagan caso a Alemania e incentiven la economía de una vez.
En estos tiempos de crisis, no son pocos los que reclaman al BCE, del queridísimo Mario Draghi (en la imagen), que le dé a la máquina de hacer dinero para reactivar la economía, tan parada ella y en muchos países en recesión.

Es, de hecho, lo que están haciendo en EEUU la Reserva Federal. Y también, por ejemplo, el Banco de Japón. Este último, precisamente, acaba de anunciar que va a mantener el ritmo y el alcance de sus medidas de estímulo monetario, que buscan doblar la masa monetaria del país, para reactivar la recuperación económica y superar la deflación que afecta al país desde hace 15 años.

Más claro para reactivar la economía, agua. El problema en Europa parece que viene de Alemania, que manda mucho. Y a Alemania no le interesa esa liquidez para que no suba la inflación, uno de sus históricos caballos de batalla.

No obstante, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo ayer jueves: "El BCE tiene ante sí una complicada reunión. En términos generales, debería subir los tipos de interés para Alemania, pero para otros países realmente debería hacer más para que aún más liquidez estuviese disponible para la financiación de empresas".

Esto cabe interpretarse como que a Alemania le viene bien la subida de tipos pero reconoce que a otros países -como a España- no, porque entonces a ver quién es el guapo que pide un crédito, si sube el precio del dinero.

Señores del BCE, déjense de historias, no hagan caso a la Merkel y denle a la máquina de hacer dinero. Muchos autónomos, pymes y parados españoles se lo agradecerán.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]