Al parecer no ha quedado claro, o lo que es peor, no ha resultado convincente, mi propuesta sobre el cese de la violencia de ETA. Sobre todo en la parte mórbida del asunto: ¿Qué se les debe exigir a los terroristas para ser perdonados por las víctimas Para las que puedan perdonarles claro, que son los familiares y amigos de los asesinados, no los muertos.

A mí me parece archisuficiente el argumento wojtyllano: "no hay paz sin justicia no hay justicia sin perdón". Intentaré explicarlo de otra forma. ¿Qué hay que exigirles a los etarras Cinco cosas: examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia.

En primer lugar hacer un examen sincero de los crímenes perpetrados y de la mala leche con la que se perpetraron.

Segundo: arrepentirse de ellos, lo que conlleva pedir perdón, A Dios y a sus víctimas.

Tercero: proponerse muy seriamente no volver a hacerlo aunque pudieran hacerlo.

Cuarto: colaborar con la policía, su enemigo, contra sus compañeros activos. Si abandonas tu vida anterior es para resarcir a los damnificados de todo lo que les hiciste… en la media de lo posible. Ser un delator constituye hoy para un etarra un gran valentía. Supone enfrentarse al ambiente en el que fructificaron sus asesinatos.

Cumplir la penitencia: la confesión de la culpa no evitará, ni debe evitar, el cumplimiento de la pena.

A partir de ahí, ¿las víctimas deben perdonar a los etarras Sí, a partir de ahí sí, pues no puede ser que la única terapia contra el rencor sea el olvido. 

Eulogio López

[email protected]