Subidas de impuestos, recortes en el subsidio de paro y tasa sobre las transacciones financierasEl famoso dicho 'cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar' no puede tener mejor reflejo en la realidad. Las barbas del vecino Portugal van a ser rasuradas otra vez a tope por mandato e imposición de la 'troika' -y eso que ya habían sido rasuradas cuando se les concedió el rescate-. Pero a los insaciables burócratas no les vale: hay que asfixiar a los portugueses hasta que pierdan el conocimiento. Y las barbas que hay que poner a remojar son las españolas.

Todo ello viene a cuento porque este lunes el gabinete del primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, presenta los nuevos ajustes: una nueva y significativa subida de los impuestos que afectará también a quienes menos ganan. Además, recortes en el subsidio que reciben los parados y una tasa sobre las transacciones financieras.

Es decir, el Gobierno portugués había ejecutado las reformas que le habían impuesto a cambio del rescate (la UE y el FMI aportarán 78.000 millones de euros durante tres años). Pero la 'troika' -formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- quiere más. Y eso que aceptó el pasado mes de septiembre flexibilizar sus metas de reducción del déficit para Portugal, que pasaron del 4,5% al 5% del PIB en 2012 y del 3% al 4,5% en 2013.

También hay que tener en cuenta que el Tribunal Constitucional portugués anuló la supresión de hasta dos pagas a funcionarios y pensionistas -vigente este año- por considerarlo discriminatorio en comparación con los empleados del sector privado, que no sufrieron un recorte similar. Y por eso ha habido que aprobar nuevos ajustes.

Y también que la economía lusa no atraviesa su mejor momento, en plena recesión y con un aumento del paro previsto para 2013 que superará el 16%.

Oposición y sindicatos ya han convocado para el próximo 14 de noviembre una nueva huelga general. Y este lunes se ha convocado una protesta en torno a la Asamblea portuguesa a partir de las 19 horas para pedir la dimisión del actual Gobierno y el final de la política de austeridad.

Lo único que le salva al Gobierno es que cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento gracias a la alianza de socialdemócratas (PSD) y democratacristianos (CDS-PP).

Pero todo esto: ¿No les recuerda extraordinariamente a lo que está pasando en España?

Andrés Velázquez
[email protected]