• Más de 11 millones de argentinos viven con menos de 35,50 dólares por día. 
  • Dentro de esos once millones, hay un 10% que vive con menos de 17 dólares diarios.
  • Al tiempo, Fernández se niega a responder sobre su fortuna personal y centra sus ataques en su rival político y única alternativa, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.
  • Y mientras, el país se hunde en la miseria y la inseguridad ciudadana.
Recientemente se ha sabido que más de 11 millones de personas en Argentina viven con menos de 35,50 dólares por día. Y dentro de esos once millones, hay un 10% que vive con menos de 17 dólares por día. Del total de ese ingreso, en muchos hogares, dependen dos o más personas. Ese número representa al 30% de la población urbana en el país, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del tercer trimestre de 2012 que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de Argentina.

Es decir, si Argentina tiene 40 millones de habitantes, nada menos que once viven en la cuasi miseria. Estos datos contrastan fuertemente con el enriquecimiento de Cristina Fernández (en la imagen) durante sus años de Gobierno -un 2.000% desde que la familia está en el poder-, una cuestión a la que aludió recientemente el actor argentino Ricardo Darín, cosa que a la presidenta le sentó fatal, como informamos. Y no sólo eso: Fernández mezcló en la polémica a su rival político (antaño Kirchnerista), el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, al que acusó de mantener en secreto la cantidad de sus ahorros en dólares. Pero la presidenta eludió responder cómo se ha enriquecido. Y no sólo eso: se refugia en la demagogia inspirada en un presunto izquierdismo.

Y es que la presidenta de Argentina odia a Scioli desde que, tras vencer ella en las elecciones del 2011 con el 54% de los votos, sin embargo el gobernador de Buenos Aires obtuviese el 56% de votos para seguir al frente del gobierno provincial bonaerense.

Y también desde que en noviembre del año pasado Daniel Scioli anunciase que se presentará como candidato a las elecciones presidenciales del 2015, la presidenta lo llama "el candidato de las estrellas" por su cercanía a las figuras más atrayentes del mundo de los deportes y del espectáculo.

Ese odio a Scioli lo secundan también los subalternos de Cristina. Por ejemplo, la diputada nacional kirchnerista Diana Conti manifestó sus dudas respecto de la figura de Daniel Scioli como potencial sucesor de Cristina Fernández, al pedirle al gobernador bonaerense que explicite las "diferencias" que dice tener con la Presidenta en caso de querer reemplazarla en 2015. "Nosotros pensamos que él no sostendría la lucha contra el establishment. Tenemos dudas; por eso es importantísimo que aclare las diferencias, para que nos dé la chance de elegirlo".

Pero mientras, Argentina se hunde en la miseria y la inseguridad ciudadana. Y eso no lo queremos para los hermanos argentinos.

Andrés Velázquez
[email protected]