La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes (en la imagen), es una de las muchas termitas que afronta Rajoy en el PP, pero Cifuentes es una tocanarices especialmente trabajadora. Así, después de que un seguidor del Deportivo de la Coruña acabara muerto en el Río Manzanares resulta que, según Doña Cristina, responsable del orden público en Madrid, la culpa la tiene el Comité antiviolencia, donde figuran los ministerios de Interior y Cultura. Vamos, que la culpa la tiene su jefe, el ministro Jorge Fernández. ¡Hay que tener jeta!

Lo cierto es que no es la primera vez que Cifuentes ataca sus superiores inmediatos y, además, les enmienda la plana. Asegura que a ella la protege la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ahora más crecida que nunca. Y así, utilizó la tragedia del Madrid Arena, el descontento social de los antisistema, el cerco al Congreso, el pederasta de Ciudad Lineal... lo que haga falta, para medrar en la Administración. Y ahora aprovecha la muerte del seguidor del Depor para arremeter contra su ministro.

Ya saben, la tocanarices Cifuentes quiere hacer carrera política en calidad de representante del ala más progresista del PP. Por eso no deja de repetir que ella es abortista y republicana.

Al ministro Fernández le tiene contento.

Hispanidad

[email protected]