• Echenique abandona su cargo este jueves, tras el ajuste de gastos que exige Hacienda.
  • Montoro insiste en privatizar la 2 y en realizar un nuevo ajuste de plantilla y de salarios.
  • La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, valedora de Echenique, asume el cambio.
  • Y Cospedal insiste en que entramos en año electoral y el cambio debe hacerse cuanto antes.
  • En Génova aseguran que Echenique ha fracasado en la gestión y en los contenidos.

Leopoldo González Echenique (en la imagen) era 'Polo' cuando asumió la Presidencia de la Corporación RTVE, pero ahora, en los pasillos se ha impuesto el 'Poli'. Lo cual da una idea de cómo la imagen del hombre nombrado por la vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría, y avalado por el esposo de ésta, Iván Rosa, ha ido cayendo durante la legislatura.

No le salen las cuentas ni los cuentos. Es decir, RTVE sigue perdiendo dinero y reclamando más fondos al Estado (130 millones de euros), y no le salen los 'cuentos' porque en Génova insisten en algo bastante obvio: que la información de RTVE con Echenique ha sido más pro-PSOE que pro-PP.

Y la gota que ha desbordado el vaso no ha sido la eterna reclamación de Dolores de Cospedal por el cambio en RTVE, sino las pérdidas del ejercicio 2013 (113 millones de euros) y la correspondiente nueva petición a Hacienda para que la tele pública disponga de circulante para continuar: 130 millones de euros. Ahí es cuando el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha montado en cólera. Ha exigido un ajuste serio de gastos en la casa y que se cumpliera la promesa de Echenique: conseguir el equilibrio cero en RTVE. Una promesa que debía haberse cumplido ya el pasado año.

Es verdad que Echenique, acosado por el balance menguante de RTVE, propuso en su día la vuelta de la publicidad a RTVE y que no se le aceptó por la presión del Duopolio privado Tele 5-Atresmedia, como tampoco se llevó a efecto el plan para privatizar el canal 2 de RTVE. Pero lo cierto es que tras la reconversión de RTVE, la Corporación sigue perdiendo dinero.

Al final, la gran valedora de 'Poli', Soraya Sáenz de Santamaría, ha cedido. Es más, se ha puesto a la cabeza de los peticionarios... y ha convencido a Rajoy. ¿Quién puede sustituirle Pues el nombre que más le gusta a Rajoy es el de Ernesto Sáenz de Buruaga (ambos en la imagen), antiguo director de Informativos de RTVE con Aznar y con experiencia de gestión en la antigua Corporación de medios de Telefónica y en la puesta en marcha, como externo, de cadenas de televisión autonómicas. Buruaga abandonó en junio la cadena COPE y ahora está en posición de escuchar cuantas ofertas le lleguen.

Fuentes de Moncloa insisten en que ese nombre es el que más gusta al presidente, aunque no a la vicepresidenta. Además, Rajoy afronta un año electoral que le ha hecho olvidarse de sus viejos axiomas. Por ejemplo, de aquel que tanto le gustaba repetir. "Yo he obtenido mayoría absoluta con la televisión en contra". Es cierto, pero no estamos en 2011, sino en 2014, con el PP en caída libre y unas elecciones municipales y autonómicas que no presagian mucho bueno para el partido en el poder. Ahora sí se aprecia la televisión, junto a Internet, el medio más poderoso del momento.

En cualquier caso, el cese de Echenique se producirá este juves, tal y como pide Cospedal. A fin de cuentas, Montoro insiste en que no soltará el dinero, los 130 millones de euros, si no tiene claro que en 2015 se conseguirán cubrir las cuentas de RTVE, lo que exigirá un ajuste mayor que los planteados por el ahora cesante. Porque esa es otra: el plan de ajuste de RTVE, el que se supone definitivo, no lo está haciendo RTVE, sino... Hacienda. El verdadero presidente actual de la Corporación es... Cristóbal Montoro. Y ese plan recupera la idea de privatizar la 2 y de realizar un nuevo ajuste de plantilla y de salarios.

Eulogio López

[email protected]