• Oficialmente, la eléctrica alemana dice que permanecerá, pero fuentes de la propia compañía aseguran que el pulso inversor está paralizado.
  • Lo cierto es que la empresa está buscando una salida sin pérdidas.
  • Los activos cedidos por Acciona y Endesa no aportan nada al gigante alemán.
  • Además, el negocio eléctrico, al igual que el financiero, ha dejado de ser negocio en España.
  • Lo dice el presidente de Iberdrola: "El negocio de generación en España pierde dinero".

Corría el año 2006 cuando la empresa pública alemana E.ON intentó hacerse con Endesa. Como recordarán, aquello le salió mal y parte de la eléctrica española pasó a manos de Acciona y otra parte quedó en poder de la italiana ENEL que, por cierto, también es pública.

Pero los alemanes no se quedaron de vacío. Adquirieron unos 10.000 millones de euros en activos y en junio de 2008 se hicieron con Electra de Viesgo, entonces en manos de ENEL. También compraron las centrales de Los Barrios y Tarragona.

Pero el negocio eléctrico, al igual que el financiero, ha dejado de ser negocio en nuestro país. Lo ha dicho este miércoles el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la presentación de resultados: "El negocio de generación en España pierde dinero", ha afirmado, para luego remarcar que "todas las centrales que tenemos en España pierden dinero". Estás claro que la cosa no marcha bien.

Por eso, E.ON está buscando la manera de salir de nuestro país, pero sin pérdidas. Oficialmente, la eléctrica alemana, que en España dirige Miguel Antoñanzas (en la imagen), afirma que permanecerá. Sin embargo, fuentes de la propia compañía aseguran que han paralizado las inversiones y que, efectivamente, están buscando la mejor manera de salir. En definitiva, los activos cedidos en su día por Acciona y Endesa no aportan nada al gigante alemán.

Pablo Ferrer

[email protected]