10 cristianos coptos asesinados en Egipto durante unos enfrentamientos con musulmanes

 

El sábado pasado se quemó una iglesia copta. Los Hermanos Musulmanes egipcios apoyan a los rebeldes libios contra Gadafi.

La situación en el norte de África sigue siendo compleja después de que el dictador libio Gadafi parezca que ha ganado terreno ante los rebeldes. Pese a ello la presión internacional parece cada vez más fuerte, especialmente si se tiene en cuenta que enviados estadounidenses se han reunido ya con miembros de la oposición.

Sin embargo, el desconocimiento de lo que vendrá en un futuro atenaza en cierta medida cada uno de los pasos. Si en Egipto se cree que tras Mubarak se podía colocar a otro líder, como El Baradei -pese a que no tiene casi apoyo social en su país-, o Amr Musa, secretario general saliente de la Liga Árabe, apreciado en Occidente, pero de también fuerte tendencia islámica, en Libia la cosa no es tan clara. Y algunas declaraciones de los líderes de los Hermanos Musulmanes no ayudan mucho para tomar una decisión. Hace unos días, uno de los cabeza del grupo declaró una fatwa para que cualquier militar mate al líder libio, pero además, en repetidas ocasiones han avisado de que si llegan a poder en Egipto, romperían las relaciones con Israel -con lo que eso puede implicar-, pese a que su pragmatismo les lleva ahora a negarlo.

Pero es que además, los enfrentamientos que en los últimos meses se están dando entre cristianos coptos y musulmanes, oscurecen aún más el panorama. Este martes, otros 10 cristianos fueron asesinados en una manifestación que realizaban en protesta por la quema de una iglesia copta el pasado sábado. El Ejército no hizo nada para impedir el ataque, por lo que la democracia que se quiere ver en Egipto no parece que por ahora fructifique. Si este desorden e impunidad ya se da en Egipto, ¿qué puede suceder en Libia cuando echen a Gadafi? Pues no se sabe, pero no pinta demasiado bien.

Juan María Piñero

[email protected]