Me lo comentaba ayer un alto cargo de Bankia. Y tiene toda la razón, Bankia quebró y Caixa Catalunya (CX) quebró. Pero Rodrigo Rato y otros miembros de su equipo están en la Audiencia Nacional mientras el expresidente de Catalunya Caixa, y exvicepresidente socialista con Felipe González, Narcís Serra (en la imagen), pasea por las calles de Barcelona.

Lo cual tiene su aquel, porque resulta que las pérdidas provocadas al erario público por CX es muy superior, según el tamaño de ambas entidades, al provocado en Bankia.

Catalunya Banc nos va a salir más caro a los españoles que Bankia y me temo que cualquier otra entidad financiera en crisis rescatada o no, nacionalizada o no.

Lo cual no quiere decir, de ningún modo, que me desdiga de la tesis que Hispanidad ha mantenido desde el comienzo de la crisis: los bancos quebrados deben quebrar, salvando a los depositantes y dejando caer a los inversores de cualquier tipo. El PP no ha hecho eso; se ha empeñado en salvar a los bancos y en perseguir a los gestores de entidades en crisis. Y esto segundo es bueno, pero sin agravios comparativos. Por ejemplo, entre Rodrigo Rato y Narcís Serra.

Por lo demás, la tesis de Hispanidad es ahora la tesis que empieza a imponerse en Europa en el proceso calificado como "resolución" de entidades en crisis. Pero el nuevo modelo europeo, en ciernes, mira hacia futuras crisis bancarias, no a la actual que aún vivimos.

Eulogio López

[email protected]