• Jaime Botín (en la imagen) gana definitivamente la partida.
  • La entidad francesa permanecía en la española con vistas a participar en alguna fusión del sector, cosa que no ha sucedido y, según Dancausa, no sucederá.
  • Tendrán que pasar tres meses como mínimo hasta que los galos vendan otro paquete del 9,9% que aún conservan de Bankinter.

La retirada de Crédit Agricole del accionariado de Bankinter es un hecho. Este viernes, la entidad ha remitido una nota a la CNMV en la que informa sobre la colocación de un total de 29.300.000 acciones, representativas de aproximadamente un 5,2% del capital de Bankinter.

Tras esta operación, la entidad gala continúa como segundo accionista de la española, con un 9,9% de su capital, por detrás de Jaime Botín, que controla casi el 25%. La familia Masaveu continúa siendo, de momento, el tercer accionista de referencia con un 5%.

Decimos de momento porque la intención del banco francés es retirarse totalmente, aunque tendrá que esperar 180 días como mínimo antes de vender otro paquete de acciones. Ése es el compromiso de Crédit Agricole.

Lo cierto es que la entidad gala, tras su intento fallido de controlar Bankinter -el Banco de España lo impidió- sólo tenía un objetivo: salir del banco de Botín. Pero había un problema: vender su participación sólo le acarrearía unas minusvalías que no podía afrontar. Como un mal menor, el banco francés vio entonces la posibilidad de participar en alguna fusión de Bankinter con otra entidad, e intentar así el control de la resultante. Desde luego, la reestructuración del sistema financiero español hizo pensar a los directivos galos que esta opción era factible y podía resultar, incluso, interesante.

Pero Botín no quiere entrar en la mercadería de la crisis de la banca. Así lo manifestó este jueves María Dolores Dancausa, durante la presentación de resultados de la entidad. La Ceo del banco afirmó no sentir "ningún vértigo" ante el hecho de quedar como la entidad más pequeña del sector, y ratificar la política del banco de permanecer independiente.

Después de esto, a los franceses de Crédit Agricole se les han acabado los argumentos para permanecer en Bankinter.

Pablo Ferrer

[email protected]