Han coincidió en el mismo día, este martes 27. La ex ministra de Sanidad del Gobierno Aznar, Ana Pastor, ha asegurado que su partido derogará la ley Bibiana Aído, es decir, la ley del aborto de 2010.

De inmediato, la secretaria general del Partido Popular y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha ratificado a su subordinada: un Gobierno Rajoy derogaría la ley Aído y mantendría la norma de Felipe González.

Es decir, que durante los ocho años de Gobierno popular, José María Aznar se negó a derogar la ley de aborto de 1985 -una legislatura con mayoría absoluta- y, además, se disparó el aborto quirúrgico en España y sobre todo el químico, porque con Aznar entró la píldora abortiva y, además, la PDD, asimismo abortiva, y convertida hoy en el principal método abortivo en España. Ambas se empezaron a comercializar con el Gobierno Aznar.

El caso de Ana Pastor resulta, si cabe, más hipócrita, por cuanto que fue Pastor quien admitió, por vez primera en España, aniquilar embriones humanos, los sobrantes de la fecundación 'in vitro' FIV, utilizándolos como cobayas del abortorio. Eso sí, luego llegó la socialista Elena Salgado y multiplicó las posibilidades para matar embriones humanos.

Eulogio López

[email protected]