Ello se une al aumento de la tensión entre Israel e Irán

 

Corea del Sur ha llevado a cabo este lunes unas prácticas militares con fuego real cerca de las islas Baengnyeong y Yeonpyeong, ubicadas en la frontera con Corea del Norte en el mar Amarillo. El objetivo de estas maniobras era "probar las armas de las unidades de la Armada" y "mantener la capacidad de combate de los efectivos allí desplegados".

Se da la circunstancia de que estas maniobras militares han tenido lugar a pesar de la amenaza de Corea del Norte, cuyos medios de comunicación advirtieron ayer de que el país respondería "despiadadamente" a cualquier invasión de sus aguas territoriales por parte del Sur.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur ha indicado que unos 1.000 residentes en las islas surcoreanas cercanas a la frontera marítima han sido trasladados a zonas seguras antes del inicio de las prácticas militares, también de forma preventiva. Y ha confirmado que durante las maniobras militares, Corea del Norte ha puesto en estado de máxima alerta a sus Fuerzas Armadas, aunque sin que se hayan detectado movimientos extraños en la frontera común.

De esta forma, Corea del Sur abre un segundo frente a Occidente. El otro está situado en torno a Irán, sus intenciones nucleares y su afán por influir en su zona, de hecho, este fin de semana dos buques de la Armada iraní atracaban en el puerto sirio de Tartus, según informó este lunes la cadena estatal de televisión iraní Press TV.

Además, el Ministerio del Petróleo iraní anunciaba este domingo la paralización de las ventas de crudo a las empresas británicas y francesas. Todo ello unido al aumento de la tensión entre Israel e Irán.

Así pues, no está el horno para bollos. Y lo peor sería abrir un segundo horno, con una Corea del Norte que, pese a la reciente muerte del loco de Kim Jong-Il, tiene en su hijo Kim Jong-un un sucesor que aspira a mantener la dinastía y la vesania del régimen totalitario.

Y los regímenes totalitarios son de sobra conocidos por sus afanes belicistas...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]