Obtendría 958 millones de euros sobre una subvención total de 11.136 millones

 

Las declaraciones de Josep Antoni Duran Lleida, portavoz de CiU en el Congreso dan qué pensar. El político catalanista ha defendido la postura de que es inevitable aplicar la tasa de un euro por cada receta farmacéutica que se dispense en la Sanidad Pública.

"No hay otra solución, no nos engañemos", ha señalado en una entrevista concedida a Antena-3. No le falta razón en sus argumentos. Según datos del Ministerio de Sanidad, en 2011 se dispensaron 957.694.628 recetas, y el gasto sanitario fue superior a los 11.000 millones de euros. De cumplir con lo postulado por Duran i Lleida, el pago de un euro por cada medicamento, la medida ahorraría 1.000 millones de euros al Estado los ciudadanos, una cifra nada despreciable, si consideramos que supondría el 20 % de lo que debe recortar el Gobierno para asumir el déficit del 5,3% que exige Bruselas.

Durán ha señalado que el actual sistema sanitario podría peligrar si no se realizan cambios, y ha propuesto al Gobierno central una especie de 'Pacto de Toledo' aplicable al ámbito sanitario para garantizar la pervivencia del sistema. En opinión del líder de CIU, la "sanidad es constitucionalmente universal y gratuita, otra cosa es la asistencia sanitaria que es un complemento de la sanidad", una frase obscura y difícil de interpretar.

Hay que recordar que Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, también ha hablado del copago en diversas ocasiones. Aguirre ha señalado que cabría la posibilidad de cobrar más o incluso todo el importe a aquellos que pueden pagarlo. No ha dudado en ponerse a ella misma como ejemplo, e incluso a Emilio Botín. La presidenta de Madrid ha señalado que "hay personas mayores de 65 años con recursos suficientes para costear los medicamentos que puedan necesitar, mientras que otras jóvenes pueden no contar con ingresos suficientes".

Carlos Floriano, sin embargo, ha declarado este jueves que la sanidad es la línea roja del PP y que no hay que pisarla, pese a haber permitido con su voto que el Gobierno de la Generalitat sacara adelante la Ley de Medidas Fiscales y Financieras, que incluye el pago de un euro por receta médica a partir del 1 de junio, y del que quedarán eximidos los enfermos crónicos con menos recursos y los beneficiarios de una pensión no contributiva.

No parece que el Partido Popular esté dispuesto a adoptar medidas restrictivas en el pago de los medicamentos en un futuro próximo, a juzgar por las declaraciones del vicesecretario general del PP: "Yo no defiendo el copago, yo lo rechazo, a mí me parece que hay que buscar otra fórmula y no hay que tocar ni pensiones, ni sanidad, ni educación". Hay que recordar que Andalucía, con 1.823.679.148 de gasto anual acumulado por receta oficial del Sistema Nacional de Salud y Cataluña, con 1.682.689.105, son las comunidades autónomas más onerosas en cuanto a gasto sanitario.

Sara Olivo

[email protected]