Más de veinte mil ciudadanos han exigido, a través de MasLibres.org, que sea apartada la blasfema imagen, exhibida en el Teatro Español de Madrid, de un actor con la estampa del Cristo de Velázquez sobre los órganos genitales, por agredir los sentimientos religiosos de la mayoría de las personas.

Se trata del actor Axier Etxeandía que posó para el maquillaje. Iba a representar a Jesucristo. Estaba completamente desnudo y le sugirieron que se cubriera los genitales. En la mesa había una estampa del Cristo de Velázquez y con ella se tapó. Fue fotografiado y se expuso un cartel al tamaño 1,50 por 2,25 metros en el Festival de Teatro Clásico de Mérida. Las autoridades obligaron a la retirada de la foto blasfema.

La libertad de religión se reconoce en todos los documentos sobre los derechos humanos. Es, además, no sólo un derecho individual sino que se aplica también a las actividades de las comunidades religiosas. "La religión, y sobre todo la fe cristiana, es un valioso activo para la sociedad".

También en la víspera del viaje del Papa a Barcelona se estrenó "Gang Bang" en el Teatro Nacional de Cataluña. Entre los personajes que aparecen por un prostíbulo masculino hay una catequista drogada o un joven de 18 años que ofrece su cuerpo para todo aquel que desee poseerlo.

Por otra parte, en el Centro Dramático Nacional, se puso en escena la obra de teatro "Gólgota picnic". Sobre tres mil panes de hamburguesa que cubren el escenario camina Cristo, haciendo alusión a la multiplicación de los panes y peces. "Las siete últimas palabras de Cristo", de Joseph Haydn, es la pieza musical que vertebra el montaje. El director de orquesta italiano Marino Formenti interpreta la pieza desnudo.    

"Proferir contra Dios -interior o exteriormente- palabras de odio, de reproche, de desafío, injuriar a Dios, faltarle el respeto en las expresiones y también las palabras contra la Iglesia de Cristo, los santos y las cosas sagradas", en esto consiste la blasfemia según el Catecismo de Iglesia Católica.

Siempre he afirmado que la blasfemia es el arma de los cobardes.

Clemente Ferrer

[email protected]