• Y, como asegura un ministro, la vicepresidenta no se da cuenta de que "Mariano jamás olvida".
  • El Gobierno se marcha de vacaciones.
  • Los servicios profesionales se liberalizan: es decir, serán más caros.
  • La ministra Báñez presenta un año de éxito de la reforma laboral... en el que el paro ha aumentado en un millón.
  • Y las cuotas y el subsidio, ni tocarlas.
  • Eso sí, persigue a la economía sumergida con ahínco: más de 300.000 inspecciones, la tercera parte con éxito.

Último Consejo de Ministros del curso, consejo ómnibus, el más largo del ejercicio político, con una retahíla de acuerdos y decretos.

Pero un consejo celebrado un día después del debate sobre el Caso Bárcenas y el día en que conocimos -según el oráculo CIS- que el PP habría perdido 12 puntos en intención de voto desde que llegó al poder.

¿Por los recortes o por la corrupción Le pregunta una periodista en la rueda de prensa posterior al consejo. Naturalmente, Soraya no contesta y vuelve a mostrar su más aburrida cara institucional. Vamos, que no pone la mano en el fuego por la honradez personal -no por la corrección política- del presidente. Sigue de perfil y, como confesara un ministro a Hispanidad: Soraya "no se da cuenta de que Mariano nunca olvida".

Insisto, muchos acuerdos, sobre víctimas de accidentes ferroviarios, sobre pensiones de trabajadores a tiempo parcial, colegios profesionales, etc.

La ministra de Trabajo, Fátima Báñez (en la imagen junto a la vicepresidenta Soraya y el ministro De Guindos)  hizo un balance de la reforma laboral absolutamente triunfalista. Y si bien es cierto que su reforma ha introducido flexibilidad, no puede cantar victoria cuando has perdido un millón de empleos en un año.

Por supuesto, las cuotas sociales no se tocan y las prestaciones por desempleo no se reducen. Y así, no hay manera de reformar el mercado de trabajo ni de crear empleo.

Eso sí, la ministra canta las excelencias de su plan contra el fraude a la Seguridad Social. Más de 300.000 actuaciones y una tercera parte con éxito. Estupendo. Pero sería mejor reducir las cuotas, que es lo que provoca fraude a la Seguridad social. Dejando a un lado a los sinvergüenzas de las empresas fantasmas, lo cierto es que muchos pequeños empresarios contratan sin nómina porque no pueden pagar la Seguridad Social. Punto.

El ministro Guindos presenta la liberalización de los colegios y los servicios profesionales. Va en la buena línea, pero omite la parte sustancial: liberalizar los servicios de médicos, abogados y demás colegios profesionales, ¿provocará bajas de precios para el consumidor final, o lo contrario Me temo que lo contrario, al menos en un primer momento.

Por lo demás, las vacaciones le van a venir bien al Gobierno Rajoy. Ahora mismo está mentalmente quemado.

Eulogio López

[email protected]