• Fiscalistas expertos redactarán la reforma fiscal del PP… para 2015, en vísperas de elecciones.
  • Rajoy cede ante Endesa e Iberdrola. Garoña paraliza su actividad. Una derrota en toda regla.
  • Iberia. A la ministra Pastor, le preocupan dos cosas: que los pilotos hagan huelga y que IAG jibarice Iberia.  

"No eran alegaciones, era una enmienda a la totalidad. Lo que querían es que no hiciéramos la ley. Así que han puesto la negociación un poco difícil". Lo dice Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, autor de una norma sobre unidad de mercado que el Ejecutivo Rajoy quiere vender como reforma estructural y que no deja de tratar lo que debería ser una obviedad y en España dista mucho de serlo: que cualquier empresario no tenga que pedir 18 permisos (el central y los 17 autonómicos) para trabajar en cualquier lugar de España.

Pero con el cantonalismo hemos topado. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, hombre proveniente FAES pero poco aznarista y muy independiente, asegura que intentaron negociar el consenso con CIU, pero el grupo parlamentario nacionalista envió un pliego de alegaciones imposible de asumir, "una enmienda a la totalidad", según Legaz. El secretario de Estado de Comercio asegura a Hispanidad que aquello "sólo era entendible si lo que querían era que no se promulgara la ley. Y claro, eso no puede ser".

En cualquier caso, el proyecto aprobado por el Consejo de Ministros en su reunión del viernes 5 comienza ya su andadura parlamentaria. Legaz aprovechó para recordar a los periodistas que España ya no pide dinero al exterior. Hombre, se refiere a la balanza por cuenta corriente, que no a la deuda. España sigue endeudándose, con dinero interno o externo, pero es cierto que la Balanza de Pagos marcha por donde debe: hacia el final del déficit, hasta que las exportaciones superen a las importaciones, que es tanto como decir, a crear puestos de trabajo dentro y no fuera.

Otro alumbramiento del Consejo (en España, salvo niños, alumbramos de todo): la nueva reforma fiscal. La especialidad de doña Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno (en la imagen) es vender 10 veces la misma reforma y, a ser posible, con una década de anticipación. Así es noticia, o al menos, eso intenta la vice, durante una década entera.

La noticia es esta: bajo la Presidencia de Manuel Lagares, convertido en el economista de cámara del Gobierno popular, un Consejo de notables elaborará un documento sobre la futura reforma fiscal. Tienen de plazo hasta febrero de 2014 -así trabajarán tranquilos, sin agobios- lo que quiere decir que los cambios en la tributación, es decir, la reforma propiamente dicha, se queda para 2015 -primer ejercicio de aplicación- por pura casualidad año electoral.

Además, para reforma la de Cristóbal Montoro: subidón del IRPF -es decir, generalizada bajada de salarios a toda la clase media española-, que aplicó desde el 1 de enero de 2012 siendo que había tomado posesión como ministro el 22 de diciembre de 2011. ¿No está mal, eh

Más: se cierra Garoña. Rendición incondicional del Gobierno ante los veleidosos Endesa e Iberdrola, propietarios del reactor nuclear por quienes el PP dio la vara en la oposición y luego le dejaron tirado porque el proyecto, con una demanda a la baja, había dejado de ser rentable. En cualquier caso, se lanza una pésima señal al mercado, por no decir que muchos pensarán, con la mala imagen que ahora mismo tiene España, que Garoña se cierra por problemas de seguridad.

Por su parte, el Consejo de Ministros (en la imagen, Ana Pastor, Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos) también aprobó la nueva fase del plan de racionalización ferroviario. En otras palabras, gastar menos en servicios ferroviarios no rentables de suyo.

Al final, lo que le preocupa a la ministra de Fomento, Ana Pastor, no es el tren sino el avión. Iberia para ser exactos. La Audiencia ya les ha enmendado la plana a los levantiscos pilotos del SEPLA. No aprueba el plan del mediador sino que les levanta el blindaje con el que paralizaban a las filiales Vueling (ahora ya filial de IAG) e Iberia Express, a costa de unos sueldos millonarios (para los pilotos de Iberia, claro).

Por tanto, lo que le preocupa es que el SEPLA no fastidie la temporada turística de verano con nuevas huelgas y, también que Antonio Vázquez, el español que preside IAG dé la batalla para que los ingleses de British no jibaricen la compañía.

Eulogio López

[email protected]