• Se pone en marcha el Consejo de Transparencia. ¿Cómo quieren combatir la corrupción con burocracia cuando la burocracia es la base de la corrupción
  • Eso sí, la limitación de mandatos no se toca. A los políticos no les gusta autolimitarse, pero sí perpetuarse.
  • Más jueces. Al parecer, este Gobierno sólo crea plazas de inspectores de Hacienda, para que nos saqueen, y de jueces, para que nos condenen.
  • Cataluña. Los mismos que quieren la independencia controlarán el registro de votantes y el recuento de los votos. No, no suena bien.
  • Y Soraya acusa: Mas está convirtiendo a los voluntarios del 9-N en conniventes.
  • Y no olviden esto: ¿Por qué no castiga económicamente el Gobierno a la Generalitat Porque a quien estaría castigando sería a los catalanes.

Consejo de Ministros del viernes 31 de octubre. La versión más encabronada de Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen) fue la que salió al dar noticia de lo tratado en el Consejo que cierra el mes de octubre, con Podemos subiendo gracias a la corrupción y Artur Más fabricando cajas de cartón por toda Cataluña. No sé si Rajoy le habrá amenazado de nuevo con mandarla al ayuntamiento de Madrid pero el caso es que el viernes no tenía tiempo para nada ni para nadie.

Explicaba la vicepresidenta que el Ejecutivo ha decidido impugnar el segundo referéndum-consulta-megaencuesta-participación ciudadana… o así de don Artur Mas. Sería, asegura Santamaría, "lo mismo de antes con la misma papeleta. Pilotado por los que defienden un resultado concreto". Los mismos, y en esto tiene toda la razón, que controlarían el registro de votantes y el recuento de votos.

Además, no serían funcionarios, asegura el escurridizo Artur Mas, sino voluntarios. Primero, responde Soraya, que es mentira. Hay funcionarios trabajando a la fuerza para el 9 de noviembre. Por ejemplo, los directores de colegios e institutos que tienen la llave ese día para 'abrir' los colegios… electorales. En segundo lugar, si son voluntarios aún peor: Mas estaría convirtiendo a unos ciudadanos en conniventes. 

Ojo, si el recurso ante el Tribunal Constitucional prospera, que es lo lógico, tampoco se podrán hacer preparativos. Un poner: Mas no podrá obligar a los medios informativos privados a exhibir anuncios del 9-N… gratis total. 

Y las razones del Consejo de Estado y del Gobierno no son malas, pero lo cierto es que su recurso ha conseguido que no se rompa, al contrario, el frente independentista. Esperemos que, por aquello de que la victoria tiene muchos padres y la derrota es huérfana, acabe por romperse.

Y lo último y más importante. Cuando un periodista le pregunta a la abrupta Soraya de otoño por qué el Gobierno central no castiga con dinero a la Generalitat, la vice se sincera (sí también los ministros pueden ser sinceros) y responde algo muy parecido a esto: porque no estaríamos castigando a la Generalitat sino al conjunto de los catalanes. Muy cierto. Es una clave importante. Lo malo es que Oriol Junqueras también se la sabe. 

Segundo asunto: la regeneración democrática. Se crea el Consejo de Transparencia. Muy independiente. Presidente por cinco años. Estatuto 'ad hoc'. Pero hombre, ¿cómo quieren combatir la corrupción con burocracia cuando la burocracia es la base de la corrupción Eso sí, la limitación de mandatos ni tocarla.

Ojo al dato. El Consejo de Ministros convoca 112 nuevas plazas de magistrados y 170 de jueces menores. Ya saben, para luchar contra la corrupción. Hombre, a lo mejor no conseguimos que la justicia sea más rápida pero sí conseguimos que se judicialice más la vida española. Es algo de lo que, como bien saben ustedes, estábamos muy necesitados.

Muy orgullosa, la vicepresidenta nos explica que el número de jueces acampados en España ya alcanzan los 5.361 ejemplares. Ya saben, este Gobierno sólo crea puestos de trabajo para inspectores de Hacienda y jueces. Es decir, para los que nos saquean y para los que no condenan.

Pero lo importante, no lo duden, es que Soraya Sáenz de Santamaría tenía hoy viernes ganas de bronca. A lo mejor es que Rajoy sigue empeñado en llevarla a la Alcaldía de Madrid. A mí no se me ocurre otra razón. Con lo que a ella le gusta Moncloa…

Eulogio López

[email protected]