• Con la notable rebaja en IRPF devuelven su esfuerzo a los españoles en los años de la crisis. El tramo inferior pasará del 24,75% actual al 19% en 2016 y el superior del 52% al 45%.
  • Impuesto de Sociedades: baja su tipo para todas las empresas al 28% en 2015 y luego al 25%, además se crean dos reservas, una de capitalización y otra para las pymes de nivelación.
  • El IVA no subirá, desobedeciendo las múltiples recomendaciones y presiones internacionales, sólo aumentará el de algunos productos sanitarios (del 10 al 21%).
  • Su cruzada contra los morosos: se publicará la lista de no cumplidores con Hacienda, pero aún no hay fecha.

En el Consejo de Ministros, celebrado este viernes, los grandes protagonistas han sido el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (en la imagen junto a Soraya Sáenz de Santamaría), y su reforma fiscal, que han eclipsado, como no podía ser de otro modo, a la vicepresidenta del Gobierno.

Montoro ha sacado pecho como si fuera un gallo en el gallinero y ha presumido de que la rebaja de impuestos devolverá a los españoles el esfuerzo realizado en los años de la crisis. ¡Ya era hora, ministro! Es decir, parece que van a soltar la soga que ahogaba a los contribuyentes, sobre todo, a las rentas más bajas, que han sido las más castigadas. "Ha llegado el momento de bajar impuestos para todos", con una "reforma tributaria que baja los impuestos, especialmente para las rentas medias y bajas", ha señalado Montoro al inicio de su puesta en escena.

Empecemos a desgranar la reforma estrella del Gobierno, o sea, la fiscal, aunque para los pormenores con todo lujo de detalles habrá que esperar al lunes. Día en el que está prevista la convocatoria para los medios, pues detallar uno a uno los tributos un viernes y con la resaca de la proclamación del Rey no parecía el mejor plan, previo al fin de semana, para el equipo de Montoro -formado por trabajadores públicos que pagamos todos-.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La rebaja media será del 12,5% en 2015 y 2016, pero para los que ingresen menos de 24.000 euros en estos años, la bajada llegará al 23,5%. Montoro ha indicado que el impuesto será progresivo y ha mandado un recadito al PSOE, "las mayores rentas van a aportar más que en 2011, pero las menores, pagarán menos que con el gobierno socialista". Esto traerá cola.

Como ya había anunciado el ministro, los tramos pasan de siete a cinco, pero ha sorprendido con los números, pues el tramo inferior arrancará en el 20% en 2015 (actualmente en el 24,75%) y caerá hasta el 19% en 2016, mientras que el tramo superior bajará al 47% (desde el 52%) y luego al 45%, con lo que tiene menor carácter confiscatorio. Así han superado las previsiones de los medios (24% y 50%, respectivamente), aunque Montoro, con su peculiar sentido del humor, ha bromeado con que cada vez se iban acercando más.

Los mileuristas quedarán exentos y el Gobierno se ha vuelto un poco más protector social, pues ha extendido los impuestos negativos sobre la renta, es decir, las deducciones. A las madres trabajadoras con hijos menores de tres años, figura "especialmente apreciada" por Montoro, se suman ahora familias numerosas, las que tengan descendientes y ascendientes dependientes, o con discapacitados, que recibirán 1.200 euros anuales.

Impuesto de Sociedades. Rajoy y compañía también han querido complacer a las empresas con su reforma tributaria, ya que el tipo de este impuesto descenderá en dos plazos, primero del 30% al 28% en 2015 y después hasta el 25% en 2016. Esta rebaja será para todas las empresas, sin diferencias entre las grandes y las pymes, algo que no es el todo justo para las de menor tamaño. Se suprimen las desgravaciones.

Además el Gobierno cumple con una figura de su programa electoral con la creación de la reserva de capitalización, por la que las empresas se podrán guardar hasta un 10% de sus beneficios para aumentar su autofinanciamiento en caso de pérdidas y reducir su endeudamiento. Para pymes también crea otra reserva, pero denominada de nivelación, por la que podrán usar parte de su beneficio para hacer una provisión durante cinco años, que les permitan compensar una futura pérdida. Al contabilizar estas dos reservas la rebaja en el tipo efectivo del Impuesto de Sociedades podría llegar al 20%. Montoro apuesta por el emprendimiento, por ello mantendrá la fiscalidad reducida para las nuevas empresas al 15%.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Se confirma lo dicho una y otra vez por activa y por pasiva, y es que el Ejecutivo no lo va a subir, pues sigue empeñado en desoír las recomendaciones y las presiones de la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el ECOFIN -ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE)- etc. Sólo subirá el IVA de algunos productos sanitarios por normativa europea, que pasarán del 10% al 21%.

Montoro respalda su desobediencia apelando a que ya lo subieron "en un momento hipercrítico" -julio de 2012- y a la mejora de la recaudación tributaria, que va bien sobre todo en el IVA y gracias también a la corrección del fraude. De hecho, el titular de Hacienda ha presumido con esto, pues los datos de recaudación tributaria en los primeros cinco meses del año son "francamente buenos", ya que esta ha mejorado más del 5%, respecto al mismo periodo de 2013.

En cuanto a las deducciones, Montoro no ha dado muchos detalles, esperemos que se expliquen más el lunes, aunque ha señalado que en las relativas al ahorro van a limitar las aportaciones a los planes de pensiones, curiosamente como recomendó la CE.

El ministro que se ha erigido en una especie de Don Quijote en la lucha contra el fraude fiscal, es decir, en su particular cruzada contra los morosos, ha señalado que cumplirá su amenaza y publicará la lista de todos los que no cumplen con Hacienda. Pero estén tranquilos, todavía no hay fecha para su difusión. 

Así, esta reforma estrella busca dinamizar el crecimiento, favorecer el ahorro y la inversión, y sobre todo, como ha repetido Montoro una y otra vez, que beneficie el empleo -su "gran aspiración"-. Pero también pretende dar facilidades para que haya más empresas, "más grandes y más competitivas", relata el ministro. Puntualización "se queda en el núcleo de los impuestos del Estado", pues la del sistema fiscal autonómico está en fase de evaluación.

El político jienense ve la reforma tributaria presentada como una reforma "ambiciosa" y su rebaja hará que el Producto Interior Bruto (PIB) aumente más de medio punto y haya más empleo. Además la presión fiscal no bajará por debajo del 38% del PIB. A ver si es verdad y finalmente se cumplen sus predicciones, pues salvo por las gafas y la falta de pelo, no guarda más similitudes con el adivino Rappel.

Respecto a las propuestas del Comité de expertos presidido por Manuel Lagares, a las que el Gobierno ha hecho poco caso, pero agradece su esfuerzo, destaca que el Ejecutivo pasa de los impuestos medioambientales.

En el turno de preguntas hay que destacar que había menos periodistas que otros viernes, pero sólo seis han tenido la palabra. Sáenz de Santamaría ha tenido que responder sobre el aforamiento de Don Juan Carlos y ha lanzado un llamamiento a la reflexión, pues en nuestro país "hay muchos aforados -incluidos los diputados y senadores que vamos a votar la ley-", por lo que "debemos ser coherentes".  

El Consejo de Ministros ha aprobado otras medidas, además de la reforma fiscal, destacamos algunas. Ha inyectado 95 millones de euros en el presupuesto del Ministerio de Economía y Competitividad en materia de I D i, así como otros 175 millones de euros en el de Industria, Turismo y Energía, destinados a la sexta edición del Plan PIVE, es decir, se continuará ayudando a la venta de automóviles con dinero público. En relación a la monarquía, el Ejecutivo ha dado su visto bueno al Real Decreto por el que se crea el Guión yel Estandarte del Rey Felipe VI, y se modifica el del Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos, aprobado el 21 de enero de 1977. Y como se acerca el verano hay que prepararse, así que se han aprobado los planes de actuación de la época estival, incluidos los de incendios forestales, que involucran a ocho ministerios.

Cristina Martín

[email protected]