Interesante denuncia la de Noticias Globales.Nos llega de Bolivia, pero las arremetidas de grupos como Somos Iglesia son universales. La cosa es que Somos Iglesia quiere ordenar a siete diáconos, naturalmente comprometidos con "una iglesia profética y liberadora": ¡Qué peligro! A mi recuerda la vieja copla andaluza: Ay madre que me lo han roto/ Ay hija no digas qué/ el cantarillo en la fuente, el cantarillo en la fuente/ ¿qué coño pensaba usted?.

En cualquier caso, la petición de Somos Iglesia y demás grupos liberadores demuestra lo que ya he dicho hasta hartarles a todos ustedes: los actuales enemigos del la Iglesia no quieren destruirla: lo que quieren es conquistarla. Y tan poco loable intención revela muchas cosas.

Eulogio López
[email protected]